sábado, 20 de febrero de 2010

MIS REFERENCIAS LITERARIAS: ALEXANDER SOLZHENITSYN

http://www.arteliteral.com/al/images/stories/solzhenitsyn.jpg

- Otra vez andamos con literatura rusa. Esta vez vamos con un premio nobel. Matemático, físico e historiador; hombre polifacético que padeció en su carne la monstruosidad que dio de sí el siglo XX, en los campos de concentración de la URSS; todo ello porque se le interceptó una carta donde se mostraba crítico con Stalin, siendo capitán de una batería en plena Segunda Guerra Mundial.

Escribió historiografía y novela, aunque también se atrevió algo con la poesía, como en Noches prusianas, sobre la Primera Guerra Mundial, donde su padre, un cosaco de origen ucraniano, combatió. Cultivó también la tradición del proverbio ruso y acudió a la tradición moralista que muestra su literatura. En algunas cosas me recuerda a Dostoyevski, aunque creo que Solzhenitsyn es más completo. Eso sí, muchas veces su escritura se hace enrevesada, aunque no tanto quizá al estilo de Tolstoi.


Sus obras más conocidas quizá sean el monumental Archipiélago Gulag y Un día en la vida de Iván Denisovich. Yo casi que comencé por sus ensayos contemporáneos sobre Rusia: Cómo reorganizar Rusia, Rusia bajo los escombros y El "problema ruso" al final del siglo XX. Solzhenitsyn, un alma en el exilio, fue la genial biografía que hizo Joseph Pearce, el único autor al que Solzhenitsyn autorizó para tal propósito. Sus novelas son de desgarrador estilo realista: Pabellón de cáncer, La casa de Matriona, El primer círculo (Este último aún lo tengo pendiente),; también tiene ensayos políticos que son auténticos aldabonazos, al estilo del discurso que dio en Harvard, como El error de Occidente o Lenin en Zurich. En su día, a mi juicio incomprensiblemente, despertó la ira de intelectuales tan dispares como Camilo José Cela o Juan Benet; hoy sin embargo, despierta la simpatía entre autores también tan distintos como Vargas Llosa (Que prologa una edición de Un día en la vida de Iván Denisovich) o Juan Manuel de Prada.


Descendiente de cosacos y de raskolniki o "viejos creyentes", Solzhenitsyn se mostró como un profeta del oriente en un occidente acomodado y sin alma. Si algo me ha enseñado en su historiografía, es la insoportable pedantería de esas generaciones que van de "ilustradas" y pretenden juzgar a un pasado que ni conocen siquiera para regodearse en un presente que no es precisamente un referente moral. Le denegaron la nacionalidad rusa (O soviética, mejor dicho) pero Solzhenitsyn nunca se amilanó. Su vida fue una epopeya para poder presentar sus obras frente a la persecución de la KGB. Fue un amargo exilio que vio su fin tras la caída del telón de acero, cuando regresó a su querida Rusia natal. Pereció con el justo reconocimiento que le fue negado desde su juventud.

Un grande de las letras, un hombre sin miedo, un hombre valiente, un hombre libre. De fondo y forma, de obra y palabra. Acaso uno de los intelectuales que más me ha influido. Todo un "analista" del siglo XX con promesas de eternidad.




Aleksandr Solzhenitsyn - Wikipedia, la enciclopedia libre



ARCHIPIÉLAGO GULAG - Alexander Solzhenitsyn » Historias ...



Alexander Solzhenitsyn - Frases de Alexander Solzhenitsyn