lunes, 15 de marzo de 2010

MIS REFERENCIAS LITERARIAS: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

http://www.elpilon.com.co/inicio/wp-content/uploads/2010/02/Gabriel__Garcia_Marquez1.jpg


Escudriñando en el realismo mágico, y recordando las clases del Dr. Luis Navarro en la facultad, en aquel ambiente cultural y literario que me proporcionó la asignatura de Historia de la Cultura Contemporánea en América, leí primeramente Crónica de una muerte anunciada, para al tiempo reencontrarme con ello, releyéndolo, y añadir La mala hora y El coronel no tiene quien le escriba.


En La mala hora el nobel colombiano se centra en el periodo de las terribles guerras civiles entre conservadores y liberales; en Crónica de una muerte anunciada en principio parece algo más "apolítico", centrado en el Caribe colombiano; y es curioso cómo en ambas obras (Bastante más en la segunda), salen a relucir los árabes cristianos emigrados a nuestra América, un tema que a un servidor de ustedes le parece fascinante. La relectura de ésta asimismo me ha traído buenos recuerdos universitarios, e incluso me dio la idea para una pobre composición poética:




SANTIAGO NASAR


Santiago Nasar,
Mira por tu suerte,
El aire caribeño,
Oliendo está tu muerte,


Tu arábiga estirpe,
De médula cristiana,
Echa raíces en tierra,
Hispanoamericana,


Huye de la locura,
De las mulatas ardientes,
Tu hacienda ganadera,
Ya se muestra impaciente,


Después de la gran parranda,
Del obispo ha de venir el barco,
Ponte tu traje de lino,
Pero cuidado, cuidado....


Mejor cálzate las espuelas,
Y cabalga hacia " El Divino Rostro ",
Ve armado hasta los dientes,
Sin perder el decoro,


Cuídate de los Vicario,
Son hermanos cuchilleros,
Querrán venganza por mentira,
Alarmando a todo el pueblo,


Mira que serás crónica,
De una muerte anunciada,
Ay, Santiago Nasar,
La suerte está echada....




Con respecto a El coronel no tiene quien le escriba, pues qué puedo decir, gusto mucho del realismo mágico. De García Márquez y Arturo Uslar Pietri en general, aunque aún conozca poco. Dicen que los colombianos son los que mejor hablan el español y no en vano Menéndez Pelayo recordaba que la Bogotá decimonónica era la Atenas de Sudamérica. Gusto mucho del colorismo, tan heredado de nuestro barroco andaluz. Gusto mucho de la expresividad, del sentimiento a flor de piel, de que cuando lees pareces escuchar música dulce. Y en este libro García Márquez lo hace con una capacidad de síntesis embriagadora. El calor del trópico se ve proyectado ante los ojos del curioso lector. Una historia de amargura y soledad, de desazón e incertidumbre, del viento que pasa y el sueño que vuelve. De la monotonía que busca solución. Una lectura ávida y rápida de unas imágenes que reflejan viveza atractiva.


El colorido, las descripciones, las situaciones, los juegos de palabras, la habilidad idiomática....Todo ello me engancha y parecería acercarme a América; evocando también el estilo de Arturo Uslar Pietri en Las lanzas coloradas y Alejo Carpentier en El siglo de las luces. Un autor universal de un estilo formidable, continuando la trayectoria nunca interrumpida de las letras indianas.



Gabriel García Márquez



Todo sobre Gabriel García Márquez



Cien años de soledad - Resultado de la Búsqueda de libros de Google