lunes, 19 de julio de 2010

DE HISTORIA, POESÍA Y CINE: EN TORNO AL "TAITA" BOVES

http://www.simon-bolivar.org/Principal/bolivar/images/boves009.jpg

- La concienzuda lectura de "Matalaché"(Enrique López Albújar) me ha traído muchas cosas a la memoria, entre otras, Las lanzas coloradas de Arturo Uslar Pietri. Como ya sabrán, me empeñé en la especialidad americanista dentro de mi licenciatura, y si algo hay que considero toda una aventura intelectual, son las convulsas, dolorosísimas y poliédricas guerras de independencia, que en los más de los casos acaso fueron guerras (in)civiles. Dentro de este amplio y dificultoso contexto hay un personaje que me fascina tanto por sus virtudes como por sus defectos, y ese es el mariscal José Tomás Boves, tan temido como odiado y amado al paso de los dos siglos en Venezuela.

Boves fue un intrépido marinero de origen asturiano que hizo casi toda su vida en Venezuela. Tuvo una vida azarosa y difícil, experto lobo de mar, contrabandista, luego reconvertido a aventurero ganadero en los Llanos con quien confraterniza mucho con negros y mulatos; chapetón peninsular que no fue aceptado por los mantuanos (La nobleza criolla venezolana), se quiso alistar en la causa independentista pero fue azotado públicamente, entre otras cosas, por "godo". Aíno de venganza y desazón, Boves va a acaudillar a los temibles lanceros de ardiente sangre africana; aquellos a los que Bolívar pretendió obligar a combatir en su bando con amenaza de servidumbre si hacían lo contrario.

No nos confundamos: No estoy diciendo que Bolívar fuera un demonio y Boves fuera un santito. Ambos fueron personajes en muy buena medida hijos de su tiempo, con virtudes y defectos exagerados en una época tan confusa como trémula. Ambos hicieron barbaridades y regaron los campos sudamericanos de sangre. Pero precisamente por intentar ser exhaustivo en historia, uno no comprende el por qué a Bolívar se le perdona todo y a Boves nada, y el por qué desde España tanto injusto silencio.


Boves es un personaje en cierto modo poético. De poesía trágica, de arraigo inesperado, de fuerza, contundencia y cierto barroquismo si se quiere.

La novela Boves el urogallo (Pulsad si queréis y podéis este enlace: MAGNALITERATURA: Boves el Urogallo...), de Francisco Herrera Luque, ha dado mucho que hablar y un servidor espera un día poder leerla. En muy buena medida está inspirada esta cinta que acá les enlazo:

Taita Boves




y que me inspiró tiempo ha esta poesía sobre un personaje tan interesante como enigmático, cruento y estrambótico. Acá la comparto con ustedes:


"TAITA" BOVES

Pum, pum, pum, pum....
Zumban tambores rotundos,
Tambores de guerra,
De Boves, el iracundo.


"¡Taita! ¡Taita! ¡Taita!",
Gritan los fuertes negros,
Mientras las banderas godas,
Ondean al viento.


"¡Taita! ¡Taita! ¡Taita!",
Grita el pueblo enfurecido,
Guerreando contra Bolívar,
Vitorean a su caudillo.


Allá el terrible astur,
Con los furiosos lanceros,
Contra banderas tricolores,
Feroces sentimientos.


Legiones infernales,
Epopeya americana,
Boves, el urogallo,
"¡Taita! ¡Taita! ¡Taita!"


Lenguas son espadas,
¡Viva el rey!
Españoles americanos,
De llanera ley.


"¡Taita! ¡Taita! ¡Taita!",
¡Mueran los blancos, carajo!
"¡Ecue yamba-ó! ¡Ecue yamba-ó!"
Pleno pulmón a destajo.


Ahí la Venezuela compungida,
Ahí nuestra América en llamas,
A la guerra a muerte van,
Las lanzas coloradas.

"¡Taita! ¡Taita! ¡Taita!"



En fin, así las cosas, a ver si un día puedo escribir medianamente serio sobre el tema. Desde aquí agradecerle a mis amigos de allende el mar sus aportaciones sobre tan complicados temas. Y una vez más reiterar la impresión en mí causada por Las lanzas coloradas, novela capital para mi gama de inspiraciones.


http://ps.vimeo.com.s3.amazonaws.com/471/471146_300.jpg