jueves, 11 de noviembre de 2010

DESDE CORIPE CON AMOR (2)


¿Recuerdan DESDE CORIPE CON AMOR?

Pues esta semana hemos vuelto a las andadas mi primo y yo en nuestra pasión genealógica, en un día de mal tiempo que en absoluto nos acobardó para surcar aquellas carreteras. Una vez más gracias a los coripeños, entre ellos al párroco Pedro Jiménez y a Antonio Orozco. Muchas gracias por sus facilidades y hospitalidad.

Lamentablemente, por lo que hemos visto, no se conservan datos más allá de principios del siglo XIX, lo cual no quita que hayamos avanzado en esta segunda investigación. Aún no tenemos documentación sobre nuestros posibles antepasados gaélicos, en los archivos hasta donde se llega no consta. Ello no es óbice para que en un futuro no muy lejano volvamos a Coripe a parlamentar con parientes lejanos y con gentes que poseen esa sabia memoria que aportan las trabajadas canas.

Decía Curro Romero que la tauromaquia es un arte de tanta grandiosidad que parece como si se parara el tiempo. Esa sensación vivo cada vez que voy al pueblo de mi bisabuela. No puedo emplear muchas palabras en ello puesto que sería en vano, sólo recomiendo la ida y la vuelta una y otra vez.


Como remate, os dejo una poesía de mi factura.



SE DETIENE EL TIEMPO AL OLOR DE CORIPE

Olor a encina, olor a monte,
olor a cisco, olor a leña,
olor, olor a verde,
olor a sur de sierra.


Tranquilas calles de invierno,
al paseo de casas blancas,
desde las carreteras sinuosas,
dibujando un marco de esperanza.


En el perfume de los antepasados,
parece que se detiene el tiempo,
en el tiempo se viaja,
con ráfagas de sangre y viento.


Se detiene el tiempo,
al olor de Coripe,
mi corazón se eleva,
al calor de mi estirpe.


Al olor de Coripe,
olor, olor entrañable,
aroma de historia viva,
fulgor siempre venerable.


http://www.andaluciarustica.com/fotos/coripe_mural.jpg
Sitio web de esta imagen