lunes, 8 de noviembre de 2010

MIS REFERENCIAS LITERARIAS: ANTONIO HERRERA GARCÍA. "EL ALJARAFE SEVILLANO DURANTE EL ANTIGUO RÉGIMEN".

http://3.bp.blogspot.com/_4AJr1ed5Xyk/Sd3SLKM3bRI/AAAAAAAAACE/5uovh3kFc1w/s400/escanear0003.jpg
Sitio web de esta imagen


-Ediciones de la Diputación Provincial de Sevilla, 1980.


He aquí un préstamo literario de un muy querido primo mío, préstamo que nació entre un buen puro hondureño y una copita de ron. Ambos parlamentábamos sobre cómo en nuestra comarca del Aljarafe se han conservado caracteres atávicos desde el amanecer de los tiempos, y así, este libro lo puede corroborar. Tal y como Schulten decía que en España pervive extraordinariamente lo arcaico; en el Aljarafe hispalense encontramos mucho de ello, constituyendo toda una encrucijada estratégica en la geografía andaluza, y uno de los puntos clave acaso de toda la historia española.


Estamos ante un manual de un autor ariscaleño que tiene mucho de historia económica, lo cual me pierde un poco, pero también tiene de historia política, social y religiosa, y tiene historia nobiliaria y plebeya, desde las andanzas del conde de Olivares a los porqueros que deambulaban hasta las marismas. Hacía mucho tiempo que no leía manuales historiográficos propiamente dichos y es bueno no perder la costumbre. Está centrado básicamente de los siglos XVI al XIX, sin embargo, los coletazos anteriores son bastante buenos y explicativos. Ahí vemos de nuevo que el latifundio no fue un invento de la Reconquista, por más que le gustaría a algunos....Hubo "señoritos" musulmanes por aquí, como los ibn Hayyay, descendientes de Witiza, o los ibn Jaldun, descendientes de clanes yemenitas. Los musulmanes sustituyeron las villae romanas por las alquerías; y de nuevo en periodo cristiano, se fue tendiendo con los siglos a la concentración poblacional, aun perviviendo "aldeas-haciendas" hasta hace relativamente poco. Que el Aljarafe pudiera haber sido reconocido en época romana como "la huerta de Hércules" me parece una hipótesis atractiva y entrañable, aun no dejando de ser una hipótesis. Mas, por ejemplo, lo que no parece ser hipótesis es la raíz topónima " borm "; de ahí al pueblo de Bormujos; no es sólo preislámico, sino también prerromano, como supo acuñar Ramón Menéndez Pidal.


Más bien parece muchas veces, y coincido con mi primo, en que los musulmanes se impregnaron más de esta tierra que al revés....Pero esto ya sería otra historia.

Es verdad que el libro puede parecer monótono, sobre todo, en cuanto a historia económica. Y ello es por la monumental proliferación de datos recogidos por este concienzudo y paisano autor. Es un libro sin duda muy localista, y por tocarme tan de cerca, así me ha parecido de interesante.


Tiene cosas mejores y peores, como todo, pero sin duda, constituye toda una inspiración, como mis paisanos Alfonso Álvarez-Ossorio y Francisco Rivas pusieron la primera piedra sobre la historia de Bollullos de la Mitación. Me he reencontrado en brevedad con mi vocación y he alimentado mi infalible curiosidad sobre mi intrahistoria, que a pesar de los pesares, ahí sigue viva, esta tierra de olivos y viñas, donde ya los trigales parecen muertos, como tantas otras cosas...


Un buen libro, muy documentado; todo un estricto manual en condiciones para conocer la comarca más cercana y que más relación ha tenido y tiene con la ciudad de Sevilla, y que por su extensión e idiosincrasia sigue mirando de cerca a Huelva.