sábado, 8 de enero de 2011

MIS REFERENCIAS LITERARIAS: JACK LONDON.

http://4.bp.blogspot.com/_rAJe_CypsZs/TMDPO_ic8BI/AAAAAAAAA-o/o_uQqjqGkaI/s1600/jack_london.jpg
Sitio web de esta imagen


-Comentamos a este autor angloamericano en base a las Obras Selectas de Edimat Libros, con una muy buena introducción biográfica a cargo de María José Lloréns Camp. Tomo adquirido, por supuesto, en la feria del libro de Punta Umbría. Tenía ganas de volver con la literatura anglosajona.

Por nuestra parte, hemos leído:

La llamada de la selva.

Los vagabundos y otros cuentos.


Cuentos de los Mares del Sur.

Nuevos Cuentos de los Mares del Sur.


Así, pues, una vez más seré reiterativo y destacaré la capacidad narrativa de los anglosajones que tan bien han traducido al cine. Esto se presta todavía más, ya que el formato es el relato, un formidable y recurrente formato literario que yo tenía prácticamente olvidado.

Estamos ante un tipo de literatura vibrante, donde Jack London, en escenas muy distintas, nos va a ofrecer mucho de sus preocupaciones vitales, de los demonios de la memoria, de las cosas de un hombre de su tiempo. A saber:

-Ribetes constantes de "mesianismo anglosajón" inculcados por su señora madre.

-Una obsesión a nuestro juicio muy sana, constructiva y hasta espiritual sobre los atavismos del ser humano y de la naturaleza en sí, sin situarse en el plano del buen salvaje de Rousseau que tantos estragos sigue haciendo. Lo que más nos ha llamado la atención y gustado ha sido La llamada de la selva, el cómo el autor se conecta, se implica, se constituye con el ser de un perro de difícil y fascinante destino.

Por otra parte, los cuentos relacionados con los aborígenes australoides (Sobre los que apenas sabemos nada) nos han parecido ilustrativos hasta como incipiente etnografía. Ahí demuestra su gran vocación de lobo de mar en una época donde los estadounidenses fueron confirmando su "Destino Manifiesto" tras la "Doctrina Monroe".

Lobo de mar que también buscó su sitio en el cultivo de la tierra, algo insertado en sus entrañas desde la más tierna infancia.

-La capacidad triunfante de enganchar al lector desde el primer al último segundo. La economización de las palabras y las ricas descripciones que, exprimiendo cada concepto, siempre queda una idea clara de lo desarrollado. Esta habilidad de síntesis es sin duda magnífica. En esas descripciones terráqueas y marítimas nos da una idea sobre su pasión acerca del mundo que vivió en carne viva.

-La profundización sobre las miserias humanas que tanto le sobrecogieron desde su californiano nacimiento.


Con todo y con eso, rubrico mis impresiones con una poesía de mi puño y letra dedicada a tan excelso literato y a tan extravagante y dolorido personaje.


A JACK LONDON

Barcos aventureros de tormentas,
zozobrando en talentosos relatos,
anglosajonas visiones expandidas,
en torrentes de fulgurantes arrebatos.


Colmillos buscadores de oro,
en gélidas tierras de enigmas,
meridionales mares desnudos,
hacia el trópico del carisma.


Excesos apurando vidas,
ranchos atravesando pensamientos,
granjas peregrinando por las estrellas,
lobos aullando lamentos.


Lo primitivo, lo salvaje, cabalgando
hacia la expresión más culta,
narrativa ágil, hábil y práctica,
alma traumatizada y fecunda.


¡Oh, poliédrico acopio de dolores,
camuflados ante decisivos triunfos,
Jack London, no sé si lloraste o reíste,
mas sí que viviste hasta el último segundo!