lunes, 7 de febrero de 2011

SERIE CRÍTICA: BANDOLERA.

http://serieslatinas.com/wp-content/uploads/2011/01/La-serie-bandolera.jpg
Sitio web de esta imagen


-¿Recuerdan no hace mucho SERIE CRÍTICA: "HISPANIA, LA LEYENDA".? Pues volvemos a la carga. Y volvemos hartos pero hartos, hasta allí donde dijimos, de la obsesión por el "mito" de Robin Hood. Hartos y apenados, pues en principio nos causó una sana curiosidad, hasta que ha venido la enésima decepción. Y es que tengo amigos periodistas que dicen, con toda la razón del mundo, que hay mucho intrusismo en su profesión; no obstante me temo que más intrusismo que en la Historia no puede haber....


En otro hilo hablábamos de las patadas a la Historia que se suelen dar a través de las pantallas, y lo referíamos sin demasiada acritud, pues al fin y al cabo convenimos que no se trata de "documentales", pero de ahí a mentir descaradamente hay un nivel que creo no se debería traspasar, al menos atendiendo a la honestidad.

Ni que decir tiene que por supuesto, tenemos a un cura borracho, despreocupado de las cosas del mundo y que se juega la iglesia a las cartas. Bien, uno, que es medianamente anticlerical (Aun por razones distintas a las tópico-típicas) no se va a asustar, pero vamos, que en todos los ámbitos de la "cultura" se intente repetir esto, y por supuesto, añadida a unos guardias civiles intrínsecamente perversos pues como que ya cansa un poco. Las historietas de buenos y malos son muy fáciles. Todo es muy fácil en verdad. Sí, fácil. Como pretender que a finales del XIX se ahorque a un jornalero por robar papas y cebollas, sin tener en cuenta que la horca fue abolida en España en el año de 1820.


Fácil como poner alpacas de paja (Tal y como se fijó el historiador Francisco Rivas, el mismo que me dijo lo de la metedura de pata de los estribos en "Gladiator") cuando éstas no empiezan a verse en los pueblos hasta el siglo XX. Al menos, las que aparecen en esta serie son bastante actuales....

Fácil como esa maldad demoníaca de los guardias civiles exceptuando siempre a algún idealista con vagos barnices románticos. Y con esto no estamos idealizando al cuerpo que fundó el duque de Ahumada, pero es que volvemos a lo mismo, siempre lo mismo....

Fácil como estirar la imaginación literaria para que una aristócrata británica se vaya integrando en una partida de bandoleros, por supuesto románticos, y que vaya "civilizándolos" en base a amorosos ideales.

Fácil como intentar ambientar esta serie en la serranía gaditana (Hasta se llega a nombrar al limítrofe Coripe de mi alma y de mi sangre) con un acento de Despeñaperros para arriba más fuerte que el vinagre. Tan fácil como que un grupo de sufridos jornaleros se conviertan en teóricos de Mihail Bakunin. Que jueguen tanto con Andalucía como una especie de "bálsamo exótico" y que luego sean incapaces de imitar sus hablas, que son las que han hecho universal a la lengua de San Millán de la Cogolla que "gramatizó" Elio Antonio de Lebrija ya molesta más de la cuenta.


En fin, son tantas cosas....Es tan fácil como nos, que vamos de incrédulos por la vida y sin embargo nos creemos que estas historias están basadas en hechos reales/irrefutables.


Los papeles que quizá más me llaman la atención son los de Marta Hazas y Carles Francino. En un buen sentido. Asimismo, creo que Pastora Vega no se luce como se podía lucir, con lo buena actriz que es. Pero bueno, esto quizá es peccata minuta. Lo que no viene siendo eso es lo cansino del tema, que se repite más que el ajo. Si lo que han querido poner de relieve, entre otras cosas, es el caciquismo que sufrió y sufre (Y me temo sufrirá, como toda España) Andalucía, han fracasado estrepitosamente, pues no llegan ni a la más soez deformación. Algo a lo que se podría sacar partido y sin embargo se vuelve a meter la pata, y siempre lo mismo.....

Como en tantas otras ocasiones, una pena, pues.