jueves, 17 de febrero de 2011

YO DE MAYOR QUIERO SER COMO ARTURO PÉREZ-REVERTE

http://img.actualidadliteratura.com/wp-content/uploads/2010/02/arturo_perez-reverte_.jpg
Sitio web de esta imagen: actualidadliteratura.com


-Arturo Pérez Reverte es, por encima de otras muchas consideraciones, un gran escritor. Creo que no desbarro en absoluto si digo que es un buque-insignia de la lengua española en nuestro tiempo. En un principio creí excesivo (Siempre en el atrevimiento que me proporciona la ignorancia) el que lo hicieran académico de la Lengua; no obstante, dado el nivel que hay, quizá no esté tan mal del todo.

Hay cosas que me molestan de las opiniones de Pérez-Reverte. No es sólo que no esté de acuerdo, sino que me molestan. Y me molestan porque creo que con su bagaje no debería caer en ciertos tópicos-típicos. A saber:


-"La política tiene que estar al servicio de la economía". Peligroso galimatías. De todas formas, bien, finiquitemos la democracia de una puñetera vez y reconozcamos que somos partidarios de la oligarquía/plutocracia; que mande una minoría financiera que al fin y al cabo nadie ha votado y de ningún "pueblo" espera opinión. ¿Econocracia? Enrevesado sería el término...En España la cosa es así, claro que con gruesos ribetes de cleptocracia "friki", donde no se libran ni los del Faisán ni los de Gürtel ni los del 3%.


-Con respecto a su polémico artículo que mentaba la Revolución Francesa, ya lo mencionamos en nuestra CARTA A MARIO VARGAS LLOSA.


-Nunca entendí que hicieran a Pérez-Reverte "asesor histórico" del no se qué del 2 de Mayo y del no sé qué de las Cortes de Cádiz. Hasta donde yo sé, Pérez-Reverte no es historiador, y otra vez hablamos del intrusismo en esta profesión. Sea como fuere, no veo que Pérez-Reverte resalte que según las Cortes de Cádiz (Un hecho necesario, una institución sana pero que se acabó desbordando por nuestras propias miserias que hasta hoy nos persiguen) sólo podrían votar los más adinerados. Es un tema tan lleno de tópicos como las Guerras Civiles Hispanoamericanas (Término que prefiero al de Emancipación). Creo que la figura de Gaspar M. de Jovellanos es muy ilustrativa al respecto, en cuanto a inicial ilusión y posterior decepción.

Y así como no entiendo cierto principio de "mitología nacionalista romántica", quizá desdibujada por el auge de los separatismos (Que en un país endófobo, necesariamente han de tener predicamento), tampoco entiendo la adulación al dictador Bonaparte. Que era eso, un dictador. Entre muchas otras cosas.


-Echarle las culpas a la Iglesia Católica (De la que un servidor, con otros 1.000 millones de personas forma parte humildemente) de todo, como afición general. ¿Se imaginan que Pérez-Reverte culpara a la situación de España del peso de ocho siglos de islam, el revuelo que generaría? Y sin duda, yo estaría en contra de eso, porque no es verdad, así como repito, estoy en contra de las leyendas rosas, tanto como de las leyendas negras. La Historia es mucho más compleja, y reitero, este señor cae demasiado en tópicos. Y más con la crisis que está cayendo, no veo que muchos organicen, qué se yo, comedores, hospitales, escuelas...En buena parte del mundo. Pero claro, como el catolicismo es el blanco perfecto que además, apenas cuenta con defensores de rigor (Salvando honrosas excepciones como Vittorio Messori), se hace muy fácil y moderno....Una cosa es la crítica y otra el ensañamiento barato, que es a lo que nos estamos refiriendo acá; valga como aclaración.

Algo relacionado con esto es el tópico del "Dios-práctico" protestante. Sin embargo, no he visto a ningún "laicista" que se escandalice de la figura del rey-papa presente en el Reino Unido o los países escandinavos. Ni tan siquiera pían de la liberticida predestinación.

En cuanto a ese análisis, tanto de lo católico como lo protestante, con alguna que otra reserva, me quedo mucho más con Joaquim Pedro de Oliveira Martins, que no creo que pueda ser calificado de "malvado reaccionario". En cuanto a los tópicos, el mismo Pérez-Reverte "reculó" un poco al leer por ejemplo esa gran recopilación historiográfica que ha sido Requetés, de las trincheras al olvido, de Pablo Larraz y Víctor Sierra-Sesúmaga. La Historia no es blanca ni negra y está llena de grises; sabio consejo que me dio un maestro y amigo argentino.

Y no en vano, yo no creo que España sea un país históricamente enfermo. Si analizamos Francia, tanto antes y después de la guillotina, o si analizamos la Inglaterra de antes y después de Cromwell, o tantos y tantos casos en este nuestro pequeño ombligo mundial, igual nos llevamos una sorpresa.


-Y en resumidas cuentas, muchas veces, que un escritor sea haga "mediático" es peligroso, porque va más allá de su función y ya se cree historiador, filósofo, teólogo, geopolítico y yo que sé más; como fue el caso de José Saramago. Y eso, mezclado a la afición que hay en España por el "sabelotodismo" entre tantos "conoseores", "entendíos" y "enteraos" sueltos, es peligroso.



Dicho esto, como lo cortés no quita lo valiente, hay una cosa (Hay más cosas en verdad) en la que sí le doy la razón a Pérez-Reverte: España es un país inculto y que cada día se goza más de ello. Es más: Yo diría que se desprecia la "cultura". "Cultura" que como bien dice Pérez-Reverte, en muchos casos te da una más que necesaria humildad ante la vida. No por "refinamiento" o por "snobismo", la "cultura" no es eso. Analfabetos siempre hubo, pero en otro tiempo, como más o menos (O al menos eso intenté) dejé ver en la entrevista que me realizó mi editor Javier Pérez-Ayala para la Revista de la Editorial Poesía Eres Tú, el "tipo culto" era un tipo apreciado y admirado. Lope de Vega, un gran genio universal, culto como él solo, sin embargo buscaba el fundirse con su público en los corrales de comedias. Es lo que decimos: La cultura no está reñida. Y por desgracia, incluso en otros tiempos eso se entendía mejor por propios y extraños, mientras que hoy se ha cebado una enemistad absurda.

Pérez-Reverte, como decimos, tiene una semilla verdad importante, que aquí quizá traducimos en este leitmotiv.

El cainismo español....Aunque si bien no estamos de acuerdo con esa supuesta "enfermedad histórica", sí nos preocupa el hecho de que una clase política infame cada vez más iletrada y corrompida lo vaya azuzando como arma para no sé qué; y todo centrado en la desgraciada Guerra Civil, y como dice Pérez-Reverte, como si antes no hubieran existido, no ya Indíbil y Mandonio, sino Narváez, Espartero, Serrano, Prim....El peligro de la abstracción de lo "políticamente correcto" no nos hará mejorar nunca, pues al usar la Historia a modo "partidista", como si fuera una especie de futbolística afición, nunca entenderemos una realidad que nos negamos a aceptar tal y como es, siempre cayendo en ramplonas distorsiones. Lo mismo que decimos del cainismo para con España creo que también es aplicable a la envidia.


Hace poco vi en Veo Tv. una entrevista muy interesante al referido autor que le realizó el avezado periodista Casimiro García Abadillo. Contaba nuestro cartagenero que un joven compatriota de unos 2o años le pidió consejo para el futuro, y que a él se le ocurrió o que bien aprendiera inglés para emigrar o bien aprendiera a hacer cóckteles Molotov para sobrevivir aquí. Me pareció magnífico a fuer de conciso y realista. Yo he escogido el primer camino. Con o sin inglés, creo que ya son más de 100.000 españoles los que han optado por la emigración.

Y a lo que vamos: Pérez-Reverte, con sus cosas buenas y sus cosas malas, es un tipo libre. Un tipo libre que se dedica a lo que le gusta y encima lo hace bien. En cierto sentido me recuerda a Alfonso Rojo, con quien también tendría mis acuerdos y desacuerdos. Creo que no hay cosa más buena en esta vida. Se dirá que desde que pegó el pelotazo con Alatriste; bien, pero la suerte hay que buscarla, y también podemos hablar de la suerte de los campeones. Apenas es "suerte", es el resultado del talento y la dedicación, con todos los matices que queramos. Pero antes de ser libre, ha estado muchos años de reportero de guerra. También me gusta esa imagen del "reportero romántico" que defiende. No obstante, llegamos a la conclusión de que ser libre es "un lujo". Un lujo que se puede permitir alguien con constancia, valentía y mérito, mas no exento de soberbias dificultades.

Hablando de Alatriste, aunque creo que la película se cargó las novelas (Y que Pérez-Reverte ahí se hizo la foto con los políticos de turno), la escena de la encamisada en el pantano flamenco y la de Rocroi creo que es lo mejor que se ha hecho en el cine español en mucho tiempo. Por otra parte, guardo muy buen recuerdo de El maestro de esgrima. La tabla de Flandes la tengo más difuminada en ese sentido. Y tengo pendiente La sombra del águila. Y por supuesto, suelo seguir sus artículos de "El Semanal", en vecindad con Juan Manuel de Prada y Carlos Herrera.

Ser libre...Siempre he querido ser un hombre libre. Y veo que Pérez-Reverte vive de escribir artículos y novelas, como le da la reverenda gana, y que se puede permitir el lujo de, ante críticas ramplonas, decir "mejor que lean a su puta madre". Y que puede criticar a uno y a otro, no como el caso de Iñaki Gabilondo de colegueo con Zapatero en la "conveniencia de la tensión" o las insufribles alharacas de Federico Jiménez Losantos. Distorsionando la realidad con "partidismos", reiteramos...


Sí, definitivamente, yo de mayor seré mejor o peor (Seguramente peor), pero me gustaría ser como Pérez-Reverte. Me gustaría saber escribir bien, decir lo que pienso y vivir de eso con honradez. Naturalmente, dudo mucho que algún día lo consiga. Pero como dice Mario Vargas Llosa, parece que no hay otro camino mejor, y en esos espejos me miro, intentando imitar su disciplina y su constancia para que algún día suene la flauta. Decía Calderón de la Barca que la vida es sueño y los sueños, sueños son; bien, pues luchemos porque los sueños se hagan realidad. Creo que Pérez-Reverte ha cumplido buena parte de los suyos. Me alegro por él.