viernes, 25 de marzo de 2011

UN DOCUMENTAL DE LA BBC SOBRE LA INQUISICIÓN ESPAÑOLA

Imagen extraída de Wikipedia


- Pues nada, recordando las lecturas de Jean Dumont, ahora de casualidad encuentro en el Blog Cuba Española el siguiente reportaje:

El Mito de la Inquisición Española. Documental de la BBC y A & E.

Dudo mucho que la BBC o Henry Kamen puedan ser acusados de "hispanófilos".... Una de las acusaciones más terribles que te pueden hacer desde hace siglos, y más en España y por españoles.... Si ya lo dijo el poeta Joaquín Mª Bartrina en el siglo XIX....

"Oyendo hablar un hombre, fácil es
saber donde vio la luz del sol.
Si alaba Inglaterra, será inglés
Si os habla mal de Prusia, es un francés
y si habla mal de España... es español."




Particularmente, también recuerdo: Grandes Mitos de la Historia de Colombia-Pablo Victoria; muy ilustrativo, máxime cuando ni tan siquiera conocemos a historiadores rigurosos, ya nacionales (Por ejemplo Julián Juderías) ya extranjeros que han trabajado mucho sobre esa pesada y mentirosa losa de la Leyenda Negra. Ni están ni se le esperan, y en cambio, todo aquel que mienta y odie a España es agasajado desde las más altas instancias.... Al fin y al cabo, tenemos lo que nos merecemos....


Y es que volviendo a Henry Kamen, el mismo historiador británico admite que por la Inquisición Española, en 4 siglos, se puede hablar de tres mil a cinco mil ajusticiados. En cuatro siglos. No es motivo de organizar una fiesta, pero si quieren, les vuelvo a repetir la cifra a aquellos que pretenden cerrar las capillas católicas, en contraposición a las cifras de su para-religión.


Uno ya está inmunizado contra ciertos comentarios. No idealizo el pasado, no me gustan las leyendas rosas ni justifico ni dejo de justificar. Reconozco los errores que se han cometido, pero lo que no reconozco es la mentira caradura que pretende escudarse en un pasado que realmente no fue así para manchar este oscuro presente, este oscuro presente que nos negamos a ver, narcotizados en el mundo del consumo hedonista.


Menos usar el pasado para asquerosos fines. Más documentación histórica. Más coraje para afrontar el presente y más visión de futuro.

Y menos ataques gratuitos y desconocedores.

Y menos silencios cobardes.