sábado, 16 de abril de 2011

GRANADA (3).


-Como ven, a este mal poeta no le abandonan las Musas, y dentro de ese imperio, Granada ostenta un cetro preferente. En estos días en que estamos embarcados en algunos proyectos literarios, uno de ellos tiene que ver precisamente con Granada, y en esa inspiración nos regodeamos.

Empecemos, pues, la Semana Santa evocando esta maravilla que de la tierra nos hace mirar al cielo:


MI GRANADA RESUMIDA

Granada es la Iberia del monte,
Granada es el Mediterráneo de mezclas,
Granada es el Oriente fecundo,
Granada es el Sur de las bellezas.



Granada es el arco apuntado,
Granada es la nieve y el río,
Granada es la boca de fruta,
de la dueña del corazón mío.



Granada es la piedra bien tallada,
como eco de vascones arcanos,
Granada es la fertilidad bizantina,
derramada en los más dulces cántaros.



Granada es la leche y la miel,
que el árabe degustó con exquisitas maneras,
es el ánfora de aceite o de vino,
de la Roma de augustas estrellas.



Granada es la púrpura del fenicio,
Granada es la galopada berberisca,
Granada es la sombra del alarife,
que sublimó el naranjo y la arcilla.



Granada es el azúcar tropical,
que confirmó el documento americano,
Granada es el laberinto callejero,
Granada es el paraíso adelantado.



Ya lo sabía, lo intuía, me lo olía....
Claro, ya, ya lo saboreaba;
que estoy enamorado, vive Dios,
enamoradísimo de Granada.



GRANADA

GRANADA (2): UNA POESÍA DE AMOR.