sábado, 2 de abril de 2011

REFLEXIÓN FRANCESA

http://www.definicionabc.com/wp-content/uploads/francia.jpg
Sitio web de esta imagen: definicionabc.com

LA BOHEMIA de PARIS : Charles Aznavour en español.


Francia es un país de contrastes. Como nosotros, como todos. ¿Y por qué entonces una reflexión francesa? Pues con lo de Libia y con lo que no es Libia se me han antojado unos cuantos pensamientos que aquí quisiera vertir. Según se dice/se comenta, detrás de la Guerra de Libia (Que esa es otra, que ahora nadie quiere hablar de guerra....), está el ansia de la grandeur française, la misma que cree que África es su patio trasero, en una especie de Destino Manifiesto delicuescente. Monsieur Sarko es uno de tantos políticos que lleva metiendo la pata hasta el corvejón desde hace mucho tiempo, y éste acaso va a ser su canto de cisne, acompañado por esa arma de distracción masiva que es Carla Bruni. Y ahora, como hace años, por Costa de Marfil....

Así las cosas:

-No sé como la bel France, opereta de continuos fracasos en los últimos tres siglos, se sigue atreviendo con este tipo de aventurillas. Los españoles tenemos mucho complejo de inferioridad, y más si cabe con respecto a Francia. Sin embargo, hay historiadores anglosajones que han dicho que España mantuvo sólidamente un imperio durante tres siglos; algo que no se dio ni en Francia ni en Gran Bretaña, y tampoco en Holanda. Francia fracasó en la India como fracasó en el Canadá, dejando abandonados a sus colonos. La tan manoseada de leyenda rosa Revolución Francesa no fue sino una suma de bestialidades y mediocridades en un momento complicadísimo que, entre otras cosas, se cepilló a más de 100.000 franceses, campesinos muchísimos de ellos. Su máximo símbolo fue la guillotina, a la par que el gigantesco campo de concentración de Cayena. Esto precisamente lo consideramos como el culmen de la civilización y como algo exportable a todo el orbe. Hay ya bastantes historiadores que han dado datos sobre este tremendo hecho histórico, por encima que se nos repita como papagayos algo que tiene de todo menos verdad. Luego de la Revolución, vino la dictadura de Napoleón, que se cambió su apellido original "Buonaparte" para parecer un poquillo menos italiano (1); y es gracioso que ahora nos presenten a este dictador-reitero- como símbolo de la ilustración y la libertad.

Todo ello fue sucediendo después de la auto-destrucción de la monarquía borbónica, caída a propio pulso.

Omitiendo otros muchos detalles históricos, de Luis Felipe y más allá, tenemos el fracaso de Napoleón III, y el fracaso absoluto en dos espantosas guerras mundiales, de las que Francia se salva por obra y gracia de los Estados Unidos, agradeciendo, pues, la colaboración gálica en su independencia. España ayudó tanto o más que Francia a la independencia angloamericana, con Bernardo de Gálvez por delante; sin embargo, no nos han prestado la misma ayuda. Cuba, Puerto Rico, Filipinas.... El caso es ese, que si no fuera por los Estados Unidos, al otro lado de los Pirineos hoy en día se hablaría alemán. Estados Unidos que sustituyeron al Imperio Británico en su colonialismo (Tal y como "predijo" George Orwell), y permitió, pues, que Holanda y Francia siguieran con algunas colonias, como también su padre británico. Hay fórmulas de libertad e igualdad que no se entienden bien... Máxime cuando uno piensa en el Peñón de Gibraltar....

El siglo XX ha sido, pues, una continuación de una caída en picado, desde la misma sociedad parisina hasta los confines centroafricanos.

Dice el historiador Joseph Pérez que hoy en día en Francia existe mucha autocrítica. Empero, pareciera insuficiente, porque en Francia se tienen por glorias lo que en realidad fueron miserias. La "mitología" nacionalista es más perniciosa de lo que parece, y a Francia bien le valdría un debate muy interno y muy desapasionado sobre su Historia reciente.

Por eso, en líneas generales no entiendo cómo Francia se atreve a liderar una operación que huele a fracaso desde lejos, cuando su intervencionismo ha fracasado tantísimas veces y en recientes tiempos, y más cuando Gadafi hasta hace bien poco se paseaba con Sarkozy. Bueno, también con otros muchos, como ya dijimos en SERIE CRÍTICA: PREGUNTAS NO APTAS PARA HIPÓCRITAS. Dice Muammar que su régimen pagó la campaña electoral del presidente galo; si non è vero, è ben´trovato....


-Dicho esto, ¿pareceré un antifrancés barato? Nada más lejos de la realidad. Si bien detesto el chauvinismo, como Miguel de Unamuno, acaso lo considero más positivo y comprensible que nuestra insoportable endofobia, aquí alentada por los que nos (mal) gobiernan. El pueblo francés es laborioso e inteligente, y como "pueblo/electorado", aun en un sistema tan de oligarquía partitocrática como el nuestro o más, sabe castigar a los políticos cuando se lo merecen. El pueblo galo sabe levantarse después de una caída, porque un francés puede ser monárquico o republicano, de derechas o de izquierdas o de lo que le dé la reverenda gana, pero un francés tiene amor propio y amor por su tierra. Tiene conciencia y responsabilidad, y ello no se les hace un obstáculo para saber disfrutar de la vida. ¿Podemos decir nosotros lo mismo? Je...

Asimismo, no es de olvidar que quiera que no, Francia ha sido de las pocas naciones europeas que ha ayudado a los cristianos árabes, especialmente a los libaneses.

Y también es de resaltar que Francia nunca ha dejado de ser un foco espiritual y artístico-cultural, y lo mismo que ayudó a los cristianos árabes, también nos ayudó a nosotros en ciertos momentos históricos, aunque después se revolvió para fastidiarnos una y otra vez. Con Francia hemos tenido más mezcla de la que parece, en tradición y en sangre.


Así las cosas, entreveo que Francia tiene unos problemas muy serios en su propio solar como para meterse a aventuras que no se sabe para qué son. Bueno, algo sí, algo contarán el petróleo y el gas.... Y el recuperar algún dinero extraño....


-¿Quiénes son esos "rebeldes libios" aparecidos de un día para otro, armados hasta los dientes y montados en Toyotas? ¿Intentará la OTAN y lo que no es la OTAN imponer una oligarquía de partidos políticos de listas cerradas al servicio de los financieros en un país beduino como Libia? Ni en Francia ni en España existe una democracia en el sentido real del término, no tenemos un sistema representativo, tenemos sistemas que están hecho por y para una minoría contra el grueso popular, expresamente. ¿Qué lecciones, pues, le vamos a dar a los árabes, y más desde Europa, cuando cada vez nos están asfixiando más sistemas que actúan como policía del pensamiento?

¿El hecho de que Gadafi sea un indeseable, que lo es (Por no decir otras cosas...) legitima una aventura de tebeo donde será peor el remedio que la enfermedad, tal y como ha pasado en Irak?

¿Se está yendo ahora a por Bachir El Assad y por Ahmadineyad? Bueno, ¿y para qué? ¿Se podrá repetir un fenómeno paralelo al de la salida del Sha de Persia, revuelta, que por cierto, fue auspiciada por Francia, entre otros? Y miren luego Jomeini, y hasta hoy... Irán...

¿Y es que nos olvidamos que los talibanes y sus adláteres fueron entrenados y promocionados por los Estados Unidos, igual que entrenaron al Vietcong contra Francia en su día?

Lo mismo: ¿Peor el remedio que la enfermedad?

¿Se irá hacia eso que llaman el Nuevo Orden Mundial? ¿Es que estos políticos y banqueros de la globalización se piensan que el mundo es tonto y que ellos pueden tratarlo como si fuera un videojuego?


Son muchas preguntas y suelen ser nulas las respuestas, máxime teniendo nos una visión tan partidista y sectaria del mundo, de un mundo siempre harto complicado.

Cada vez se dice más que si esto sigue aquí, de aquí a pocas décadas en Francia imperará la sharia. Puede ser. Sería un lógico resultado. A uno le gusta especular sobre la Historia; yo siempre he dicho que España debió haber mandado a paseo ciertos asuntos de Italia y Flandes; no obstante, Portugal apenas intervino en eso y ha tenido el mismo devenir que nosotros, cada vez más hermanos en la desgracia... ¿Qué tal vez si hubiéramos dejado a los franceses en Italia éstos no hubieran sido tan compadres de los turcos, y luego Richelieu no hubiera robado el Norte de Cataluña? Especulación tras especulación; la Historia es la que es, y como en la vida, los actos tienen sus consecuencias. No obstante, nuestra generación/degeneración no está acostumbrada a a asumir responsabilidades, y más cuando continuamente se miente y se deforma sobre el pasado para fines poco claros; necesariamente la realidad y el futuro se presentarán poco halagüeños.


Con todo, desengáñense los muchos: El enemigo de Occidente no somos más que nosotros mismos, empecinados en no reconocer nuestros fracasos, en deshechar las virtudes y regodearnos en una miseria quejica exasperante. Evoco al genial Francisco de Quevedo en esta poesía (Pulsad enlace)

Y prefiero no hablar de supuestos amigos de Occidente....


En fin, ¿será que en Francia se ha puesto el sol?

¿Y Europa....?



(1) Semejante operación de marketing fue realizada por los actuales Windsor (Casa real británica), quienes tras la Primera Guerra Mundial cambiaron su muy germánico apellido de Hannover. Como fue diciendo Chesterton, ya los ingleses dejaron de llamarse teutónicos....