sábado, 11 de junio de 2011

EN DEFENSA DE LOS HISTORIADORES (CONTRA LOS POLÍTICOS).

http://www.abc.es/hemeroteca/imagenes/abc//02062009/Cultura/NAC_CUL_web_1.jpg
Sitio web de esta imagen: abc.es

-En estos días inciertos nos encontramos con un enésimo incidente provocado por el atrevimiento de la ignorancia. La polémica ha sido provocada al conocerse el Diccionario Biográfico Español de la Real Academia de la Historia, al parecer coordinado por Luis Suárez, un insigne erudito de nuestra historiografía. Con el susodicho se podrá estar más o menos de acuerdo, pero de lo que no cabe duda es de su dilatada experiencia y de su enorme capacidad de trabajo. Pues bien, la polémica se ha servido en torno a la figura del general Franco (1), a colación de que Suárez dice que no fue totalitario sino autoritario. Luego, también han venido otros aspectos, como el gobierno socialista de Juan Negrín en la II República, que se califica como dictatorial. Bueno, un gobierno que defendía la dictadura del proletariado y que tenía una brutal dependencia de Stalin pues ustedes me dirán… Sobre lo de autoritario y totalitario y etc., mejor recomendamos enlaces como:Ideología, memoria e historia.

El caso es que a partir de aquí, se arma el pitote porque una patulea de politiquillos profesionales y de –mal llamadas- “asociaciones de memoria histórica” (Subvencionadas por todos, recuerdo) quieren borrar esta voluminosa obra del mapa. Voluminosa obra que, de no haber sido por estos politiquillos y sus adláteres que oyen campanas sin saber dónde, hubiera tenido muy escasa repercusión más allá del mundo académico, todo sea dicho.

Con todo, tiene su lógica. Vamos a ver, si los politiquillos colocan a los jueces a su antojo, si la prensa también camina por sus intereses, si ellos mismos se confunden con los bancos aunque a la larga éstos mandan más que la clase política o a saber…. Si el mismo sistema de enseñanza está coordinado por la politiquería y no por la maestría como tal, ¿por qué no iban a querer controlar a los historiadores? ¿O es que nos creemos que 1984 de George Orwell es sólo una "metáfora"?

Hace ya unos cuantos años fue muy célebre la “polémica” entre Américo Castro y Claudio Sánchez-Albornoz, tanto que prácticamente entrambos historiadores fundaron escuela. Yo me inclino más por Sánchez-Albornoz, pero en modo alguno me atrevería a imponer que el Estado le dijera a Américo Castro lo que tendría que decir. Creo que Américo Castro se equivocó en muchas cosas, empezando por el mismo concepto de “tolerancia” que como bien dice Luis Suárez, en nuestra cervantina lengua no se usó nunca “para bien” (Es decir, se “tolera” algo que es “malo”), “tolerancia” que él aplicó en exclusividad nada más y nada menos que a Al Andalus, como si además este periodo histórico hubiera sido uniforme…. Además, se trabucó demasiado queriendo ver “semitismo” en todos lados. Asimismo, creo que Sánchez-Albornoz se lio demasiado con aquello de la “herencia temperamental”; aunque como bien dice Serafín Fanjul, supo ver el problema que estaba causado el “exceso arabista” en España, a día de hoy encima politizado y subvencionado para mayor perjuicio de nuestra historia y nuestra identidad.

Por tanto, toda esta paranoia mediática de la mal llamada “memoria histórica” organizada por politiquillos (3) no es sino la enésima convulsión de un sistema mangoneado por sectarios y mediocres que cada vez tienen más perfeccionada la policía del pensamiento. Pero eso sí, no se les ha pasado por la cabeza rebatir a Luis Suárez, simplemente quieren callarle la boca por cojones. Y es que la memoria histórica tiene cosas complicadas, como cuando en 1934, en la acaso mal llamada "Revolución de Asturias" (Un golpe de estado que salió malamente. Uno de tantos....) le dieron fuego a la Biblioteca de la Universidad de Oviedo, que había sido fundada por la Institución Libre de Enseñanza, institución nada "sospechosa".... Por eso, el problema no es Luis Suárez ni de su plausible "adscripción ideológica", el problema es el de siempre....


En fin, rubriquemos pues este articulillo con una poesía nuestra que parece para el caso:


DOS POETAS MUERTOS

En Campillos vino al mundo,
José María Hinojosa,
En Fuente Vaqueros nació,
Federico García Lorca.


No en vano vivieron paisajes parecidos,
del campero interior a la mediterránea costa,
en el Ibérico Sureste, cuya luz,
con áurea sapiencia dora.


Ambos fueron amigos,
fueron grandísimos artistas,
uno era cercano a la izquierda,
el otro a los tradicionalistas.


Conjugaron vanguardia y tradición,
proyectando imágenes de la tierra,
imágenes de amor concentradas,
imágenes de una Bética eterna.


Eran poetas de ideas distintas,
eran, sin duda, grandes poetas,
ambos fueron callados por una pólvora,
que no entendió de letras.


Y qué más dará el cainita odio,
y qué más darán tapias y cunetas,
cuando saltan zafios ignorantes,
pretendiendo muertos de segunda y de primera.


¡Cuántas tristes muertes,
sobre la asolada faz de España,
la que ahora ve de cerca la indigencia,
mientras los sinvergüenzas alimentan la saña!


Dos poetas fueron muertos,
poetas de un Sur encendido,
por fusiles que igual mataban,
aunque fueran de bandos distintos.


Yo no creo en las "dos Españas",
terrible dilema que huele a falsedad,
yo imploro a la libertad y a la justicia,
yo imploro a la verdad.


Verdad que no es la de Poncio Pilato,
la verdad es la que es, guste menos
o guste más; la verdad
es que hablamos de dos poetas muertos.


Lorca e Hinojosa, vuestra memoria
invoco por la auténtica paz,
desde nuestro sur de frondoso cielo,
para que España vuelva a soñar.


(1) Que por cierto, ahora más que antes se le dice a Franco “el Caudillo” y sobre todo por la extrema izquierda; cuando ese apelativo sólo fue usado en su día por sus muy partidarios.


(2) Recordamos los muy notorios casos andaluces: Manuel Chaves es hijo de un militar que pasó de Ceuta a la Península apoyando la sublevación del 18 de julio del 1936, directamente con Franco; su sustituto, José Antonio Griñán, un forastero que nos han puesto a dedo a los andaluces desde los despachos de Madrid, es hijo de un escolta de Franco Y bueno, en el resto de España, el ex ministro Bermejo, hijo de un jefe del "Movimiento", lo mismo José Bono, actual presidente del Congreso; el fiscal Villarejo ya fue magistrado del régimen anterior…. Y Conchita Velasco (Hija de un militar de la camarilla franquista) y Víctor Manuel cantándole al régimen.... Y así podríamos llevarnos hasta mañana…. ¿Memoria histórica?



(3) En esto son peores que el régimen franquista, que aun a su modo, hizo un monumento a la reconciliación como fue el Valle de los Caídos, diseñado por Juan de Ávalos, portentoso arquitecto de filiación republicana. Y cabe reseñarse que Franco no pidió ser enterrado ahí; si ahí está, es por expreso deseo del actual jefe del estado.


Ahora pretenden darle la vuelta a la tortilla y reabrir heridas ojo, no para entierros dignos (Derecho más que justo y que nadie en su sano juicio habrá de negar), sino para ganar una enésima guerra entre españoles que en su día fue perdida en el campo de batalla. El franquismo, aun en su visión partidista y cerrada, y hasta de una manera medio hipócrita, si se quiere, hizo algún gesto por la reconciliación; los gobernantes actuales están eliminando estos gestos y en lugar de hacer una reconciliación más completa, al cabo de más de setenta años azuzan el cainismo revanchista--¡Cuando muchos son hijos notorios del franquismo!!-- encima como táctica de rédito electoral. No hay nada más peligroso en España desde Indíbil y Mandonio, pero en esas siguen....