miércoles, 6 de julio de 2011

EN TORNO A LOS "MOVIMIENTOS NEGROS".

http://flavio.blogg.se/images/2009/g11a029g_49318700.jpg
Sitio web de esta imagen: flavio.blogg.se

Aunque aún nos queda mucho por conocer, queríamos establecer una reflexión generalista sobre un tema tan interesante y que tanto dio que hablar en el siglo XX, con el fenómeno de la descolonización y el “reconocimiento”, quizá “idealista”, de la negritud. ¿Por qué decimos “idealista”? Por varios factores que vamos a intentar resumir:

-El fenómeno de la descolonización aún está por estudiar. Estamos ante una tragedia de proporciones mundiales. Es la relación directa de la desaparición progresiva de los estados-nación creados, en muchas ocasiones por la extrema violencia de las Revoluciones, en especial por la Francesa. El mundo hispano jamás ha asimilado este “concepto”, y también anda en un fracaso más o menos relacionado al respecto, aun salvando las muchas distancias. El caso es que mientras en el “primer mundo” los estados-nación desaparecen en pro de una plutocracia abismal, en el África, en muchos países cuya estructura sociocultural es tribal (Un hecho que no es ni mejor ni peor, simplemente es que es así), se conjuga una pseudo-política de estado-nación de mapas rectilíneos (Normalmente, favoreciendo a unas tribus sobre otras) mientras que multinacionales a priori de cara tapada siguen mangoneando no tan en la sombra. Este “experimento” no para de ensangrentar al continente negro. Pienso por ejemplo en el África Portuguesa, que si bien no era un paraíso en la tierra, estaba mucho mejor con Portugal que no en la “independencia” que no ha sido tal como decimos.


-La falta de una crítica constructiva, con el peligro del “ideologismo tercermundista”. La terrible e injustificable esclavitud del negro no fue sólo culpa del blanco. Los mismos reyes negros fueron los que proporcionaron tan execrable comercio, tanto a europeos como a árabes, pero fue un comercio controlado desde dentro, y que por desgracia, es algo que sigue vigente de africanos contra africanos. El buscar sólo las culpas en el hombre blanco no es sino una deformación que oscurece el presente y arruina el futuro; en compaña, por supuesto, con otras tantas injusticias.


-Asimismo, creo que falta una poderosa razón espiritual para la idea de la negritud. Si la negritud sólo se basa en “lo físico”, entonces es un fracaso de antemano por razones muy parecidas al fracaso del europeísmo. Ningún materialismo cuaja. Las mismas ideas panafricanas no han triunfado. ¿Cómo extender la “negritud” por Marruecos, Argelia, Túnez, Libia o Egipto….? ¿E incluso Etiopía, Eritrea o Somalia, que tienen bastante sangre semítica amén de negra? El hecho de asimilar “raza-continente” es otro vago etnicismo que puede decir de todo menos ser sinónimo de realidad.


En fin, dicho esto, dentro de estos movimientos, como sabrán nuestros sufridos lectores, a pesar que todavía tenemos mucho que aprender, señalamos que para nos ha sido muy rico el conocer algo de la variedad y la riqueza del Frente Negro Brasileño (Sin buscar "exotismos", sin renegar de las verdaderas raíces), así como la entrañable y convencida conversión de Bob Marley. Sin embargo, nada de eso ha salido en Hollywood. Spike Lee nos vendió a un Malcolm X muy alejado de la realidad; en dicha película no salió cuando se llegó a reunir con George Lincoln Rockwell (El jefe del American Nazi Party) y también con miembros del Ku Klux Klan, pues no en vano compartían la misma mentalidad “segregacionista/separatista”; cierto es que Malcolm X varió sus posiciones, pero su historial tiene episodios nada edificantes que nos han querido escamotear. Historias extrañas también tuvo Martin Luther King, aunque por otros derroteros. Asimismo, nada se nos ha dicho sobre la realidad de la figura del Negus, el monarca etíope, fortísimo defensor de las tradiciones cristianas que buscó la conversión a su fe de muchos que le creyeron un mesías, cosa que él siempre negó; e incluso así, aún quedan muchos desinformados que siguen con los "tópicos"; pero nadie, y menos en la literatura o el cine, expone su rica, compleja y representativa realidad, que acabó prácticamente en tragedia con la pasividad de propios y extraños.


Otra cosa que me ha llamado siempre mucho la atención de la cultura negra es ese grandioso arte marcial que es la capoeira (Prefiero la regional a la Angola). Durante unos meses la practiqué y bueno, ya estaba grandecito y con poco desarrollo de la flexibilidad para este arte marcial tan sumamente complejo y completo, que Mestre Bimba condensó ya en el Brasil del siglo XX, fortaleciendo las raíces de varios siglos atrás. Y volvemos al Brasil, porque no hace mucho “descubrimos” a un intelectual negro bastante interesante: André Rebouças. Un destacado ingeniero, inventor y pensador de cierta ascendencia portuguesa, que dejó dichas cosas como:

“Tenho consciência de haver combatido, com a maior veemência do meu sangue africano, a nefanda república militar escravocrata...”

“Deus não criou continente mais belo que o Brasil; é um crime, é uma impiedade abandoná-lo a jacobinos sem escrúpulos e a caudilhos sanguinários e cubiçosos.”

Creo que no hace falta traducción. Como se ve, André Rebouças fue un claro abolicionista pero no fue un revolucionario. Los revolucionarios en el Brasil fueron los que trajeron la república, descontentos por la abolición de la esclavitud; qué cosas…. Los que me conocen saben lo que opino del “Imperio del Brasil”, y no es precisamente en positivo; no obstante, reconozco que ha albergado pensadores muy interesantes. Su compatriota, nuestro admirado Arlindo Veiga Dos Santos, dijo que “Só os sonhadores, só os visionários são senhores do futuro. Os sanchos-panças comem o presente, dormem o presente, morrem o presente. E desaparecem sem ter criado as artes, a poesia, as flores, os impérios”


Recordaré siempre con tono entrañable cómo D. Ángel López Cantos, profesor de Etnohistoria de América, nos mandó hacer un trabajo sobre qué aporta el negro a la cultura americana. Él insistía mucho en la sensualidad, en el carácter sexual desenfadado…. Empero, nosotros añadiríamos el toque propio dado a la música, y es que fíjense que hasta al flamenco toca, como bien han demostrado los Hurtado Torres.

Y por lo demás, nada más que añadir a estas impresiones. Les dejamos varios enlaces relacionados con esta temática; y por supuesto, seguiremos investigando y aprendiendo, o por lo menos intentándolo.

UN POCO DE HISTORIA: EL FRENTE NEGRO BRASILEÑO.