lunes, 11 de julio de 2011

LOS CONQUISTADORES.

http://www.miniaturasjm.com/userdata/image/losconquistadores_02.jpg
Sitio web de esta imagen: miniaturasjm.com

"Es mi voluntad que el Estandarte que el bravo Español Don Francisco Pizarro tremoló en la Conquista del Perú sea devuelto a esta República (a pesar de ser una propiedad mía) siempre que sus Gobiernos hayan realizado las recompensas y honores con que me honró su primer Congreso." Fin del testamento de José de San Martín, caudillo independentista sudamericano.


-Me parece medio preocupante que no pocos hispanoamericanos en España en cuantito que pueden sacan el tema de lo mala, cruel y sanguinaria que fue la Conquista de América. Es un leitmotiv pesadísimo, y no es inventado en América, fue inventado en la Vieja España y por personas cuyo bagaje real no es nada edificante (El primer esclavista de América fue Fray Bartolomé de las Casas, recuerdo). Y de hecho acá se sigue reinventando, promocionando y hasta financiando. No nos olvidemos que el jefe del estado (El mismo que también firmó la ley favorecedora del infanticidio, entre otras) condecoró a un sujeto de cuyo nombre no quiero acordarme y cuyas estrafalarias mentiras no son más que una burda propaganda de la peor leyenda negra, nada que ver con la ciencia histórica. Ya en su día Emilio Castelar, un personaje a mi juicio más que sobrevalorado, dejó dicho que no hay nada más espantoso, más abominable, que aquel gran imperio español que era un sudario que se extendía sobre el planeta". Nadie saca a relucir esta tamaña estupidez cuando se habla del idolatrado Castelar…. Así vienen siendo nuestros gobernantes….

Recuerdo con cierta pedantería a mis sufridos lectores unos tristes versos que hice contestando a Antonio Machado: “Españolito que vienes al mundo, ¡te guarde Dios!, ser español en España ha de helarte el corazón….” Creo que hoy sabemos que eso de las “dos Españas” es una falsedad gruesa y deformante, como tantas otras. España es unánime en la endofobia y el cainismo, o eso parece.

Así, pues, si la Madre Patria se comporta así, ¿cómo no se comportarán sus hijos? Sus hijos, que por cierto, son los descendientes directos de los conquistadores, no nosotros; una de las pocas verdades que pronunció Mario Vargas Llosa en su previsible discurso del Premio Nobel. Que yo sepa, el único antepasado que fue al Nuevo Mundo fue Fray Juan Calero, un fraile pacífico, misionero y constructor que fue asesinado por indios mexicanos emparentados con el terrible imperialismo azteca; ah bueno, y un primo de mi señor padre que emigró al Brasil en pleno siglo XX. Los descendientes directos de los conquistadores son los que hicieron la independencia de Venezuela, esto es, los mantuanos, que se creían “blancos puros” cuando la mayoría tenía sangre india y africana corriendo por sus venas (Como Bolívar, que jamás se sintió orgulloso de ello, por cierto) y despreciaban a los peninsulares e isleños recién llegados que hacían trabajos que ellos, en su “mentalidad hidalga”, no querían hacer. Cuando los españoles “nos fuimos” de la Argentina, quedaban indios, negros y mulatos; y ahora apenas quedan “cabecitas negras”…. ¿Y de ello se le echa la culpa a los conquistadores de hace cinco siglos, que repetimos, son los tatarabuelos de los hispanoamericanos? ¿Y qué culpa tendrán los conquistadores que los gauchos fueran tomados como carne de cañón en las interminables guerras (in)civiles de hijos de europeos de los dos últimos siglos? ¿Y qué culpa si hasta el siglo XVIII existía el “Estado del Arauco” en el Chile y tras la independencia, aquellos territorios fueron tomados a sangre y fuego a los indios por la República?

¿Será que en la América Hispana (Que nunca fueron colonias, sino Reinos de Indias) no queda ni un indio y que en las colonias francesas, británicas, holandesas, etc., se cuentan por miles de millones?

¿Será que nadie se acuerda que los fenicios se pasearon por el Mediterráneo buscando esclavos y oro? Bueno, y tampoco fue todo eso, pues transmitieron civilización. De todas formas, ¿se deberían sentir mal los libaneses por ser descendientes de estos colonizadores?

¿Será que yo cuando vea a un italiano le habré de echar en cara que los romanos sometieron a los celtíberos? ¿Les tendré que echar en cara que nos dejaron, qué se yo, la lengua, el Derecho…?

¿Será que la invasión berberisco/arábiga/musulmana de la Península no fue cruel? (Que por cierto, hubo varias oleadas invasoras, hasta el siglo XIV prácticamente, y con intentonas piráticas durante todo el Renacimiento) Por cierto, nunca vi un árabe que se sintiera mal ni hablara pestes de “su imperio”; al contrario, buena parte del pueblo árabe quisiera restaurar un poderoso califato, en contra de ciertas mentalidades que no quieren ver más allá de su "fundamentalismo democrático" (De nuevo usando el término de Gustavo Bueno)…. Pero claro, a eso no se le puede hacer ninguna acusación. Ni de “fascismo” siquiera. Por cierto, conste que jamás se me pasó por la cabeza culpar a los moros de lo que pasa en España, no la vayamos a liar. Y mucho menos a los itálicos.

¿Y será que antes de los conquistadores América vivía en un perpetuo paraíso, como nosotros con Al Andalus? Como decimos por acá: “¡Te quié í ya, ome!”


Y por favor, que no me digan los de siempre que si estoy “justificando” no sé qué. Cierto es que en todos los procesos de conquista se cometen barbaridades, tan cierto como que España ha sido probablemente el único país de la Historia que haya luchado por los Justos Títulos en la teoría y en la práctica; fue la primera que se planteó su ser en ese sentido, y ahí las Leyes de Indias; Leyes de Indias que en no pocos casos no se cumplieron precisamente por las élites ya formadas en América al calor de la encomienda, herencia directa de los conquistadores a los que tanto insultan.


Con todo, parece que la cosa varía según países. Según sé, caribeños y colombianos no tienen esa paranoia; de hecho Colombia (Recordemos que Menéndez Pelayo llamó a Bogotá “la Atenas de Sudamérica) es el único país hispanoamericano que ha hecho estatuas a sus virreyes. Dominicanos, boricuas e incluso cubanos, amén de colombianos, no parecen tener esta especie de manía autodestructiva esquizoide. Y es que una vez el periodista peruano Jaime Bayly tuvo buena parte de razón aun en sus burdas maneras: ¿Cómo nos creemos que se hizo Machu Picchu? Indios que esclavizaban a indios. O indios que se aliaron a los conquistadores españoles hartos de la tiranía de otros indios (Como pasó de México al Perú). O negros que esclavizaban a negros, o negros que vendían a negros a árabes y europeos. Las historias y las miserias, pues, del ser humano, que los españoles nos adjudicamos en exclusividad histérica y por supuesto, con el odio al catolicismo como máxima expresión y comodín explicativo de nuestros males; que aquí radica la principalidad del problema: Si España no hubiera llevado a América la civilización católica, esta paranoia no existiría. Y claro, cuando triunfaron las “ideas” del auto-odio gramsciano en la burguesía de Mayo del 68, necesariamente en España se habrían de exagerar más…. Pero al fin y al cabo es un problema muy viejo de nosotros mismos, el problema de una historia común escamoteada, falseada y deformada, desgracia de nuestro presente y ruina de nuestro futuro; ahora con esa pesada, infame y basuril carga del sectarismo ideológico, con esos gerifaltes del desarraigo, rapsodas de la mala hora.... Auténtica losa de esclavos de la mentira y el desengaño.