jueves, 7 de julio de 2011

MIS REFERENCIAS LITERARIAS: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ (3): "CIEN AÑOS DE SOLEDAD" Y "EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL CÓLERA".

http://www.artesdominicanas.org/cnews/editor/uploads/Gabriel%20Garcia%20Marquez%2001.jpg
Sitio web de esta imagen: es.groups.yahoo.com/group/ActividadesCulturalesenSantoDomingo

-Como regalo para el día de mi santo mi señor padre me obsequió con dos obras del gran nobel: Nada más y nada menos que Cien años de soledad y El amor en los tiempos del cólera, de la Editorial DeBolsillo. Dos obras prácticamente totémicas de nuestro autor, dos obras creadas desde el corazón caribeño colombiano en su álgida profundidad.

Cien años de soledad es una novela increíblemente creativa. Aun basando muchas cosas en sus años de la infancia, con la dureza de la industria bananera comandada por Norteamérica (United Fruit Company), García Márquez logra crear un mundo para el realismo mágico, un mundo completo con todo un recorrido de personajes trazados por varias generaciones, estrambóticas y difíciles situaciones, recorridos intensos, anécdotas humorísticas.... Y a veces, me parece detectar un estilo como de esperpento, recordándome a Valle-Inclán en eso del destino trágico y el gesto ridículo. Es todo un mundo de colorido, de un lenguaje riquísimo, de unas descripciones soberbias; unas continuas tramas que caminan en la naturalidad posible de un país azorado por los conflictos. Cien años de soledad tiene, asimismo, un final lapidario, quizá poco esperanzador, pero totalmente lógico con el desarrollo de la obra, sobrecogiendo al lector desde el fondo y la forma.

El amor en los tiempos del cólera es una historia retratada en la belleza y peculiaridad de Cartagena de Indias. Tres personajes principales protagonizan una novela que nos retrotrae a la longevidad de las vidas con el leitmotiv del amor y los estragos de la enfermedad del cólera rondando toda una vida en la hermosa ciudad ribereña del mar Caribe y el río Magdalena, cuyas murallas aún nos hablan de su fuerza virreinal. Con fuertes dosis de humor negro hasta en los diferentes contextos de la muerte, no obstante subyace un concepto muy interesante del amor idealista a través de años y años, el concepto de la fidelidad aun resquebrajado por las motivaciones físicas, entre obstáculos que hacen que dos vidas jóvenes se vean divergentes y distantes aun en el mismo espacio. Es una novela "sentimental" en el mejor sentido de la palabra, denunciando hipocresías, martilleando soledades, y dejando ese "idealismo" en el interior, ya que en la superficie todo es diferente y difícil.... Eso sí, pero ese "interior" nunca muere, dentro de las muchas vueltas que da la vida.

Es curioso que García Márquez, en muchas de sus novelas emplee escasez de diálogos; mas no como demérito, sino al contrario, porque es tan clara su descriptiva y explicativa prosa que apenas necesita del diálogo como "complemento".


En estas dos novelas, pues, García Márquez nos presenta marcos muy claros, cruzando la fantasía y la realidad en las mismas líneas adobadas de una calidad impresionante. Ha sido un gran descubrimiento por mi parte.


Quizá el "defecto" que observamos es que a Gabo le gusta demasiado regodearse en las miserias, y muchas veces exagerarlas y/o deformarlas, algo que sucede mucho en el mundo hispánico. Curiosamente, Mario Vargas Llosa también cae en este tipo de cosas, con escenas medio desagradables. A mí al menos me resulta algo desagradable la "escatología" o describir cómo un viejito se tira a una niña de catorce o quince años.

Asimismo, tampoco entiendo la quejadera de García Márquez acerca de, por ejemplo, gobernantes como el ecuatoriano Gabriel García Moreno (Véase su discurso del Nobel:
que estuvo dieciséis años en el poder y murió brutalmente asesinado, y sin embargo, apoye abiertamente a dictadores que están matando de hambre e injusticia a su pueblo como el comunismo hereditario de los Castro, con más de cincuenta años de tiranía en su haber, que se dice pronto. El escritor mexicano Carlos Fuentes, una vez que fue al programa literario que presenta J. Vigorra en Canal Sur, dijo que prefería Fidel a Pinochet porque "era más creativo". Sin defender a unos ni a otros (Aunque el caso es que objetivamente Fidel es mucho peor de lo que fue Pinochet, cifra por cifra), este tipo de pensamientos ultraprogres (O "pensamientos-Alicia" según Gustavo Bueno) constituyen una pesadísima carga, unas durísimas anteojeras que obstruyen el que podamos construir un buen presente hacia un mejor futuro. Me hace mucha gracia que este tipo de "pensamiento" siempre se excuse en supuestas "cargas históricas" ideologizadas según a su gusto cuando son ellos precisamente los que imponen la más insoportable carga del presente; empezando por esa deformación el pasado. A García Márquez le gusta mucho decir "colonia" para referirse al tiempo virreinal, que fue eso, virreinato y no colonia. Y así con tantas y tantas cosas..... Para acabar hablando de "creatividades"....

Definitivamente, García Márquez como escritor me apasiona, pero como "pensador" me carga y me decepciona.

Con todo y con eso, Gabo siempre será una emotiva fuente de inspiración. Y es lo que decimos, de Gabo nos podrán gustar más o menos cosas, pero ni podemos ni debemos actuar como si muchas realidades no existieran, que es lo que hacen otros que de oposición no tienen nada. Aquí va una poesía de nuestro puño y letra como colofón a estas lecturas; lecturas que nos han animado para seguir leyendo en un futuro a este grandísimo escritor.




A MACONDO

-A Gabriel García Márquez, y en especial, a su obra Cien años de soledad.

A Macondo quiero ir,
para reír y llorar,
para comprobar en la ciénaga,
si todavía sé soñar.


Le haría cortes de manga,
a la compañía bananera,
esperando en la Calle de los Turcos,
a ver si la lluvia cesa.


Formaría una parranda,
con una vaca rellena de pajaritos,
como comida; y para la digestión,
ron caribeño bien rico.


Hablaría de sexo, hielo, duendes, gitanos,
pergaminos, bacinillas y mariposas,
a todos los pájaros desafiaría,
con acordeones y con rosas.


Colorearía el cielo a mi antojo,
trayendo trenes y barcos,
pescaditos de oro.... ¡Alquimia!
atigrados concubinatos.


Cien años de soledad,
varias generaciones tentando a la suerte,
en proceso de alucinación colectiva,
con dosis de histerismo, humor y muerte.


Con un genio creador desaforado,
en la vorágine de la pasión,
Macondo.... ¿Deformado y exagerado eres?
Harto probable.... Mas tienes corazón.



Macondo.... ¿Dónde estás, Macondo?
Muchas veces pienso que estoy allá....
que Macondo está más cerca de lo que pensamos;
Macondo... Macondo es el más acá.....



Análisis general de "El Amor en tiempos de cólera" - Monografias.com