jueves, 18 de agosto de 2011

A MI ABUELA PATERNA.


-Como sabrán mis sufridos y escasos lectores, en mi poemario En voz alta hay varios poemas dedicados a familiares. Preparando para el futuro un poemario, digamos, de imágenes e inspiraciones muy dedicadas, me ha salido esta poesía que quería compartir con ustedes.

Hace poco fue el día de Santiago, patrón de las Españas. Ese día cumplía años mi abuela. De los recuerdos más tempranos que tengo de mi existencia, ella está muy presente. Con ella di los primeros pasos en mi casa. Y ahora que estoy próximo a emigrar de la"tierrita" (Como dicen los paisas colombianos), esta poesía guarda mucho significado. Se le pasan a uno tantas cosas por la cabeza.... Y en el aluvión de recuerdos, los mejores se apiñan para prevalecer. En esta sociedad de guarderías y asilos, yo reivindico el papel de los abuelos, y cada día doy gracias a Dios por haberlos tenido tan estupendos.



A MI ABUELA PATERNA.

Las rejillas de los sillones,
antiguos de mi casa,
me retratan las semillas,
de los sellos de mi raza.


Los cabellos de nieve y plata,
siempre denotaron la sabiduría,
de la sangre coriana y pileña,
que en Bollullos se amasaría.


Josefa Becerril Reinoso,
mi abuela, mi abuela Pepa,
desde que nací constituyó,
para mí la más fúlgida presencia.


Una pléyade de recuerdos se amontona,
hacia la casa de la prima Manuela,
que era la más coriana,
de la Plaza, de Castilleja.


En Sevilla con tita María,
en Utrera con tita Pepa,
la historia del borreguito,
un billete de mil pesetas...


Y Bollullos de la Mitación,
de la Plaza al Callejón Trompero,
tus padres y tu madrina,
en tus labios, en tus recuerdos...


Fue tu vida -casi- una centuria,
de hermosa fecundidad familiar,
fuiste nuestra matriarca, abuela,
ejemplo de inteligencia y bondad.


Abuela, yo sé que mis versos son poca cosa,
que a la altura de tu memoria no llego,
pero resulta que te salió un nieto escritor....
¡Abuela, cuánto te echo de menos!