jueves, 5 de enero de 2012

POEMA PARA EL QUE EMIGRA (II).


Sitio web de esta imagen
uruguayosenlanzarote.blogspot.com

-Y de nuevo con un poema sobre la emigración que uno vive en carne propia. Como saben, muy bien acompañado, con el corazón henchido de amor y con muchas ganas de trabajar y aprender, parece que a Dios gracias se va viendo la luz en ese camino. Empero, uno no puede obviar la enorme saudade que entra por el terruño y más en estas fechas tan difíciles y tan especiales. Contradicciones propias del ser emigrado, supongo. Muchos españoles la están viviendo, y más que van a venir....


Desde que crucé el gran charco tengo presentes las emblemáticas coplas que Juan Valderrama y Antonio Molina dedicaron a aquellos españoles que emigraban. Por aquellas voces y aquellas letras va este poema; y estos poemas, que parece ser que serán el inicio de un futuro poemario centrado en la temática de la emigración. Bueno, o todo se andará...


TENGO EL ALMA ROTA

A la memoria de Juan Valderrama y Antonio Molina, que tanto y tan bien cantaron a los emigrantes españoles.

Tengo el alma rota,
por los recuerdos de mi hogar,
por el llanto de mi madre,
ante la lejanía y el pesar.


Tengo el alma rota,
y oprimida por el dolor,
estando tan lejos de mi tierra,
muy triste me pongo yo.


Evoco la iglesia y las calles de mi pueblo,
evoco a la gente, a mi gente,
y el alma se me rompe en pedazos,
entre lágrimas de sangre caliente.


Tengo el alma rota,
Dios mío, ayúdame en este trance,
este trance que no es otro,
que el del emigrante.