viernes, 9 de marzo de 2012

MIS LECTURAS: HERBERT MOROTE, "BOLÍVAR, LIBERTADOR Y ENEMIGO N°1 DEL PERÚ".

http://img2.mlstatic.com/s_MLA_v_O_f_83711139_4933.jpg

-Jaime Campodonico Editor.

La verdad es que últimamente estoy poco lector, mea culpa. Falta de tiempo, valga la excusa. Y en ello que por fin me terminé otro de los buenos préstamos peruanos. Era un libro que a priori me parecía muy interesante, y si bien no ha dejado de parecerme, con el transcurso me ha ido decepcionando poco a poco.

El libro está hecho en base al fundamentalismo liberal. Ataca a Bolívar porque fue poco menos que un continuador del absolutismo en forma republicana, frente a unos liberales siempre buenos desde el Perú a España, a una España cuya historia insulta continuamente, un recurso muy usado por las oligarquías criollas que "aún" no tienen cómo justificar su rebelión contra la Corona y todos los desastres que ello ha originado.

El liberalismo, siempre afecto al golpe y a la revolución (Jamás el sistema liberal llegó por los votos del pueblo), se pone así cuando pierde las papeles, por más que el autor pretenda distinguir entre revolución y golpe, algo en realidad demasiado unido, y más en nuestra América. Y no sólo en la del Sur, pues Abraham Lincoln fue todo un referente de eso en la del Norte, como lo ha estado poniendo de relieve estos días el historiador ecuatoriano Francisco Núñez Proaño.

Con todo, yo iría más allá y diría que la actitud de las oligarquías criollas (Que eso fue la "independencia" y no otra cosa) fue "supracolonial", fueron más allá de tomar un poder que de hecho ya tenían, fue como un absolutismo republicano obsesivo, como más o menos se señala en
La América del Sur – 1837: Un diagnóstico sueco.

Absolutismo republicano muy bien remunerado para algunos, por supuesto. Y es que es el idéntico proceso que se da en España y Portugal, y hasta hoy.... El mismo Juan Carlos, jefe del estado él, premiando a T. Todorov... Y como advertía Maeztu, ya Castelar dijo que el imperio español fue un inmenso sudario. Y aparte, es tragicómico porque todos estos indigenistas se piensan que ellos son el ombligo del mundo, quiero decir, como si otras partes del mundo no hubieran sido conquistadas.... En fin, podriamos seguir hasta mañana, pero para qué.... En el fondo es el odio a la civilización hispano-cristiana, heredera directa de la romanidad, y contra eso todo vale. Pero vamos, ver a pseudoblancos y mestizos claros decir que ellos están así porque los españoles nos llevamos el oro... Los españoles, como si fuéramos una especie de extraterrestres o algo así... Cuando en todo caso los descendientes directos de esos ladrones serían ellos, puesto que mis antepasados se quedaron trabajando la tierra en Andalucía.


¿Y por qué digo todo esto? Porque en el autor late el sentimiento de los españoles culpables de todo, de la dominación, de la opresión, como continua queja, como lamento, o hasta como aullido. Y ya cansa. Básicamente cuando los incas fueron tan imperialistas o más que los españoles, cuando Pizarro apenas entró con 147 hombres y rodeado de indios aliados, un caso bastante similar al de Cortés en México, de indios hartos del imperialismo de otros indios; cuando ese quechua al que tanto se alude hoy era tan extraño a tantas regiones sudamericanas donde acabó imponiéndose. Por tanto, no entendemos la quejadera acerca del separatismo del Alto Perú que hizo Bolívar, cuando los primeros separatistas fueron los oligarcas criollos. Que hable de las razones para mantener a ese Perú unido como la raza y la lengua no es nada serio. ¿Lo dice, pues, por quechuas y aymaras, que a día de hoy siguen sin poderse ver? Realmente, la única razón unitaria del Perú como tal fue la que fue, empezando por la misma nomenclatura y la misma ciudad fundadora. Pero con tanta desviación acomplejada, es lógico que se acuda a la vaguedad nacionalista y se serpentee sobre la Historia.

Empero, disculpen si expulso mucha "bilis personal", pero es que hay temas que ya cansan. (*).

Si nos atenemos a Bolívar como tal, el gran dictador, pues nuestro autor lleva mucha razón, ha subrayado muchos documentos (Aunque la bibliografía nos parece más bien pobre) y contrastado muchos hechos. Esa "tesis" de "absolutismo republicano", a pesar de los pesares, nos parece esencialmente correcta. Bolívar fue un ser maquiavélico y megalómano con muchos aires de grandeza, que luchaba como él mismo reconoce por su propia gloria y que decía a cada cual lo que quería oír, incluido cuando entregó a Miranda y pensó en ofrecerse voluntario a España para combatir a Napoleón. "La democracia en los labios, la aristocracia en el corazón", dicen mucho del cinismo de un tipo que con miles de soldados colombianos dominó y dividió al Perú, así como proyectó su sombra por toda la América Meridional, hasta que los contestararios pudieron más que él.


La teoría de una diferencia abismal entre Bolívar y San Martín, en cambio, es más de lo mismo. Yo lo que sigo diciendo es que por qué, -salvando la honrosa excepción de José Semprún- nadie cita que San Martín (El que fuera soldado del despotismo ilustrado de Godoy y Carlos IV) se otorgó como Protector del Perú un salario de ¡30.000 pesos anuales! Sea como fuere, objetivo es que entrambos fracasaron en sus respectivos proyectos políticos y que murieron más solos que la una.

Sí es cierto que Bolívar era netamente antiperuano, pero de ahí a decir que San Martín, (Según su lógica, hijo de un español invasor-opresor) era un espléndido pues como que no....

Y es que es lo mismo que cuando se empeña en la supuesta honorabilidad de Sucre, epíteto que repite mucho en contradicción, pues va reconociendo las continuas miserias y servidumbres del susodicho criollo, que no fue nada ajeno a la brutal matanza de Pasto, que no fue sólo cosa de Bolívar sino que él consintió y ejecutó a sabiendas. Ir haciendo piruetas para con Sucre para luego denigrar de esa manera a Olañeta acaba por parecer que estamos ante una caricatura, como le sucedió a Juan Uslar para con Rosete o Boves.

En fin: Un repaso muy interesante sobre la historia cuasi reciente y no sólo de América a través de un personaje tan importante como nefasto, divinizado "paganamente" para más inri; y es que al fin y al cabo un proceso gemelo se dio y se da en España. Mas peca continuamente de ideologizaciones varias, y lo que se advierte como monumental trabajo acerca de uno de los tópicos hagiográficos que más daño hacen al final se acaba afeando demasiado. Desde aquí, felicitamos al autor no obstante por su valentía, y en base a la coherencia, le conminamos a que entregue todas sus propiedades a los indios, que ya veo lo bien que lo llevan con la post-república. Tiene nombre anglo el hombre, esa otra obsesión de las oligarquías criollas en las "independencias"....



(*)Recuérdese: LOS CONQUISTADORES-DIGNIDAD DIGITAL