domingo, 1 de julio de 2012

GROSERÍAS (XI).

fotos mono gafas

EL FLOJO

Poema zafio inspirado en una amplia gama de personajes que abundan por acá y acullá, y parecen ser el modelo a seguir.

Ay por qué, por qué,
Cuando tengo que trabajar,
Me pongo muy nervioso,
Y me entran ganas de cagar.


El sofá es lo mío,
Y la ropa de estufa,
Y un purito sabrosón,
Y una buena... lectura.


Procuro no moverme mucho,
Porque no gusto del cansancio,
Cuando más a gusto estoy,
Es cuando estoy acostado.


Rodeado entre las mantas,
Parezco una croqueta,
Las ganas de mear,
Ya me hacen la puñeta.


Me gusta comer mucho,
Mas que me lo pongan por delante,
Así sea dulce o salado,
Mi apetito es constante.


No hallo nada más grato,
Que peerme mientras como,
Y tras una buena cerveza,
Un eructo que tiña de rojo.

Me gusta sacarme los mocos,
Para pegarlos en el televisor,
Y las cerillas de la oreja,
Del bolígrafo el capuchón.



Nunca dejé de ser incomprendido,
Me llaman vago y maleante,
Atacan mi radical soltería,
Dicen que ya tengo que casarme.


Y es que todavía no se enteran,
Que yo hago lo de siempre:
Lo que me sale de los cojones,
Y al que no le guste que reviente.


¿El dinero no da la felicidad?
Pues yo creo que ayuda mucho,
Y la sensación es tan parecida,
Como un mojino a un culo.


Mi filosofía es simple y justa,
Mi método, bastante efectivo,
Que le den por el culo a la gente,
Mientras yo ande vivo.


Y el día que yo aprenda,
A ganar dinero sin currar,
Se podrá ir a mamarla,
Toda la humanidad.







GROSERÍAS (V).


GROSERÍAS (VI).


GROSERÍAS (VII).


GROSERÍAS (VIII).


GROSERÍAS (IX).


GROSERÍAS (X)