domingo, 1 de julio de 2012

POEMAS DE LA EMIGRACIÓN (VIII).

 

 NOSTALGIA DE MI GENTE

Tal vez siempre supe,
Que lo mío no es hacer dinero,
No obstante, yo quisiera hablarles,
De la fortuna que tengo.


Y es que en mi tierra nunca,
Me faltará un oído amigo,
Ni un plato caliente,
Y quiero mentar a los testigos:


Que no son otros,
Que mi familia y mis amistades,
Ése es el tesoro que tengo,
Ésas son mis mejores credenciales.


Estoy muy lejos, y no estoy mal,
Tengo ganas, trabajo, expectativas,
Y estoy como no he estado nunca,
Estando con el amor de mi vida.


Mas sufro las contradicciones del emigrado,
Y me entra angustia por la lontananza,
Me entra nostalgia de mi gente,
Me entra nostalgia de mi patria.


Y suspiro, con el corazón encogido,
Intentando cantar y escribir poesía,
Pensando en que con mi novia,
Iré a encontrarme con los míos (¡pronto!) algún día.



POEMA PARA EL QUE EMIGRA.


POEMA PARA EL QUE EMIGRA (II).



POEMA PARA EL QUE EMIGRA (III).

 

POEMAS DE LA EMIGRACIÓN (IV).



 POEMAS DE LA EMIGRACIÓN (V).


POEMAS DE LA EMIGRACIÓN (VI).


POEMAS DE LA EMIGRACIÓN (VII).