domingo, 26 de agosto de 2012

"ALEMANIA NO ES LA BESTIA NEGRA" - "DIGNIDAD DIGITAL".


ALEMANIA NO ES LA BESTIA NEGRA.

 

Tras dos espantosas guerras mundiales y las que están por venir, en el Viejo Continente se vuelve a una situación caótica. Muchas veces nos gusta recrearnos en el pasado y le echamos la culpa de todo a la Edad Media y etcétera; todo ello en el fondo no es sino un afán de ocultar las muchas miserias de un presente desolador, de un sistema tiránico y fracasado y que en verdad ya no da más de sí. Y siempre es muy fácil buscarse a una especie de enemigo exterior como chivo expiatorio. Las oligarquías liberales y marxistas de España a Hispanoamérica, en connivencia con los laboratorios indigenistas, lo han encontrado en “los españoles” como el mal absoluto; en Europa, la propaganda nos dice que son los teutones, aunque hasta el siglo XVIII decían que eran los españoles. Y nos lo decían potencias como Inglaterra, Francia u Holanda, nada humanitarias en su proceder. Cuando España dejó de ser una potencia, parece que para franceses y británicos fue fácil señalar hacia Berlín.

Ya hemos dicho que hemos sufrido dos guerras mundiales. Con todo, en nuestro tiempo todas las guerras son mundiales/globales, y en estos momentos se está preparando una terrorífica. Empero, resulta tragicómico que después de todo, Europa esté gobernada por un eje franco-alemán, tras tanta sangre vertida…

Pero más allá del bonapartismo apocado, es el imperialismo británico el que nos vuelve a advertir de esta supuesta bestia negra que renace de sus cenizas… Y nos advierten eso los del Ulster, Gibraltar, las Malvinas y los sempiternos paraísos fiscales del Caribe….

Y es que no se quiere entender una cosa: ¿Acaso nos creemos que todos los alemanes son como Ángela Merkel? Dejémonos ya de simplismos: Alemania es un país con unos gastos (Ya van unas cuantas generaciones financiando al estado sionista, por ejemplo) y unos problemas nada desdeñables, con un peso psicológico importante en cuanto a su historia y que sin embargo, se redescubre y reinventa como potencia. ¿No será que los alemanes, por encima de otras muchas consideraciones, son disciplinados y trabajadores y he ahí la clave de su altura, de su corpulencia? Si tenemos que juzgar a los alemanes por sus políticos, je, entonces, que nos juzguen a los españoles por Zapatero y Rajoy, y ya ven lo bien parados que salimos… No, Alemania no es la bestia negra, déjense ya de enemigos fáciles.

La bestia negra no es otra que el sistema mundialista financiero a través del caducado modelo liberal anglo-protestante, travestido en la especulación pura y dura, y que ya está agotando todas sus fases para dar el paso al modelo chino, que no es otro que el de una nueva y gran esclavitud plutocrática, mientras que el consumo y el hedonismo se congelarán en eso que llaman dinero, dinero que no sale ni del trabajo ni del mineral, sino de unos números escritos en unas cartillas y unas tarjetas que nadie sabe dónde están ni nadie sabe de dónde salen, para mayor gloria de la abstracción. Y los alemanes no tienen culpa de eso, por más que sus ávidos políticos participen de tal monstruosidad y quieran la parte más suculenta del pastel europeo. Más bien deberíamos abominar de su clase política tanto como de la nuestra pero aprender de ellos en muchas cosas, porque no es que estén predestinados por una genética superior, no, eso no existe; “simplemente” se trata de actitud y aptitud. Así de fácil, así de difícil….



http://poemariodeantoniomorenoruiz.blogspot.com