domingo, 26 de agosto de 2012

CARTA PÓSTUMA A MARÍA LÓPEZ, "MARÍA CHICHARITO".


-Ay María, me acabo de enterar por un paisano... Estando tan lejos del pueblo, las noticias no llegan pronto, por más ordenadores y cosas modernas que haya de por medio.

Como he dicho en otras ocasiones con otros paisanos como Pepi Barba Pichardo y Guillermo Gutiérrez Anguiano, cuando uno está tan lejos y se entera de que se muere un bollullero, y sobre todo si ese bollullero era especial, alguien con quien habías tratado muchísimo, es como si te arrancaran de cuajo una importantísima parte del corazón. El doloroso pellizco que se siente, por más palabras que uno pretenda utilizar, realmente es indescriptible, por más que uno intente ser poeta.

Yo me crié entre la Plaza y la Calle del Prado, y en ese marco entras tú. Desde chiquitito en la casa de mi abuelo te traté. Siempre fuiste muy buena y amable conmigo, siempre me dabas muchísimos besos cuando me veías, mostrándome tu carácter cariñoso, entrañable y abierto. Hacías gracia a todo el mundo porque eras graciosa, porque marcabas tu sello, como aquel inolvidable programa del Canal Sur donde luciste tus mejores galas, haciéndonos reír a todos y enorgulleciéndonos de una paisana tan buena.

Siempre has sido vecina de mi gente y de ti he escuchado siempre cosas buenas. También he escuchado -entre otros por mi  tío Ramón- que fuiste protagonista cuando en el pueblo se cantaba por bamberas.Y es que has sido una protagonista directa del pueblo.

Ay María... ¡¡Si supieras que me he echado novia!!¿Qué chiste verde no serías capaz de hacerme?

En fin, estar tan lejos del hogar es duro y más ante estos acontecimientos. Pienso en tu hermana Isabel, que es más seguidora del Sevilla que yo, pienso en tu hija y en tu yerno, al que a diario veía salir y entrar de la carpintería.... Pienso, cómo decía mi tío Manolo, en tantos y tantos que hemos dejado atrás.... Y es que  cuando pienso en los seres queridos que están tan lejos, me entra muchísima melancolía, pero cuando pienso en los seres queridos que ya no están, directamente se me parte el alma.... Y me voy a acordar muchísimo de ti, porque tengo buenos y gratos recuerdos desde hace muchos años, hasta ya por últimas cuando te veía con tu andador, siempre luchando, siempre de pie, siempre fuerte y siempre con una sincera y cálida sonrisa.


Y bueno, ahora rezo muchísimo a Nuestro Señor del Amor y Nuestra Señora de la Soledad para que te acojan en su regazo. Espero poder quitarme algún día la espina, la pena tan grande de que por falta de dinero y tiempo no pude ser pregonero en el 2012, y lo pueda ser más adelante, siempre con la ayuda de Dios, y a partir de ahora con tu ayuda, porque sé que desde el cielo me vas a seguir dando besos y protegiendo a mi gente.

Hasta siempre María.


Requiem aeternam dona ei Domine.
Et lux perpetua luceat ei.
Requiescat in pace.
Amen.


Sitio web de esta imagen: artesacro.org