domingo, 19 de agosto de 2012

"JORGE ISAACS Y "MARÍA" - "ALERTA DIGITAL".

Resolución original

He aquí otra de las buenas recomendaciones que nos hizo en su día el profesor Luis Navarro en la Universidad de Sevilla a través de su asignatura “Historia de la Cultura en la América Contemporánea”, y como una de tantas, le tomé la palabra, comprándome una edición de la Colección Fontana-Clásicos Universales, con prólogo de Francesc Lluis Cardona Castro. Rubén Darío calificó esta obra como “la novela romántica por antonomasia de Hispanoamérica”. Así parece ser. Se nota muchísimo la influencia del vizconde de Chateaubriand, que en modo alguno oculta el autor.

El escenario resulta ser en las proximidades del Cauca: Una familia bien avenida compuesta por un anglo-hebreo afincado en Jamaica que se convierte al catolicismo y se casa con la hija de un oficial español. La conversión al catolicismo, que un principio parece rápida, irá enriqueciendo con su genio al padre de familia y lo expresará bastante bien. En la familia se van a desarrollar distintos acontecimientos que alterarán de un modo u otro la tranquilidad de la vida en esta región colombiana. El joven Efraín se enamora de su prima María, centro de su universo, mas los distintos avatares (Como su marcha de estudios a Europa o la enfermedad de María) compondrán una tragedia que es tocada por un lenguaje muy sentimental que en ocasiones se antoja sincero.“Sentimentalismo” que va del cariño y la unidad de la familia al descubrimiento del amor entre hombre y mujer.

Se hace algo pesado el lenguaje típico pero por la edición, al estar las palabras terruñeras al final del libro y no las notas al pie; y este lenguaje no deja de ser entrañable. Lenguaje de hacendados, de criados, de cazadores, también el lenguaje marinero, etc.; en la Colombia que desarrollaba el siglo XIX.

Bien sabe Dios que cada día soy menos aficionado al romanticismo. Pero esta novela, en todos sus sentidos, te hace adentrarte tanto en América….Con razón dejó dicho Menéndez Pelayo que Bogotá fue la Atenas de Sudamérica en el siglo XIX. Tras lo poco que conozco de Julio Arboleda Pombo, José Eustasio Rivera, o en nuestros días Pablo Victoria, Jorge Isaacs me ha ayudado a nutrirme del fantástico dominio de la lengua castellana que abandera este pueblo suramericano, y a ir degustando en la lontananza tan rico paisaje, tan variadas gentes y tantas historias e intrahistorias.


http://poemariodeantoniomorenoruiz.blogspot.com