lunes, 6 de agosto de 2012

LA EPOPEYA VILIPENDIADA: LOS REALISTAS HISPANOAMERICANOS (V).




 FULGOR

¿De dónde viene el fulgor,
Que guía a los caballos,
Bajo el sol enfurecidos,
En los imponentes Llanos?


La ardiente sangre africana,
Empuñada por un mariscal,
Asturiano, que en América,
Su vida va a realizar.


Es José Tomás Boves,
El de caracteres exagerados,
Claros cabellos y firme espada,
Bebe del fulgor de los Llanos.


¡Taita! ¡Taita! ¡Taita!
Palabra india de fuerza,
Por un caudillaje bravío,
Gritado por la tierra.


Fulgor venezolano,
Con las carnes abiertas,
Entre lanzas coloradas,
Y tambores de guerra.


Iberia y las Indias,
Se están separando,
Entre puñales de odio,
Los corazones temblando.


¡Qué días tan terribles!
¡Desgarros y divisiones!
¡Ruptura por todas partes!
¡Historia de horrores!


Las grietas comenzaron,
Antes de Napoleón,
Helado se siente,
El hispano corazón.


Tropical fulgor,
Guía a los llaneros,
Montoneros del rey,
Feroces y altaneros.


En pleno desbarajuste,
Continúan la jornada,
Comenzando los Andes,
Desde la sabana.


Del norte se vienen,
Aires caribeños,
Estrepitosos galopes,
Boves y los morenos.


Fulgor de batalla,
De sangre nerviosa,
Ondas de peligro,
Música sorda.


Mugidos de montes,
Entre cañones rugiendo,
Fulgores terribles,
El sol se está poniendo.


¿A dónde llevará,
Este herido fulgor?
La suerte está echada,
La bandera es de dolor.




BANDERAS OLVIDADAS: LOS REALISTAS HISPANOAMERICANO...

LA EPOPEYA VILIPENDIADA: LOS REALISTAS HISPANOAMER...


 LA EPOPEYA VILIPENDIADA: LOS REALISTAS HISPANOAMER...

LA EPOPEYA VILIPENDIADA: LOS REALISTAS HISPANOAMER...