sábado, 8 de septiembre de 2012

POESÍA MÍTICA (XI).



MITO CELTIBÉRICO

A la Piel de Toro,
un celta llegó; con
a los años a una ibera,
muy bella se unió.


Echaron raíces,
implorando a Netón,
en una tierra indómita,
que les robó el corazón.


Lagunas de Ataecina,
solemnes plegarias,
árboles misteriosos,
tierra legendaria.


Llegó el cartaginés,
y llegó el romano,
el suelo ibérico,
se vio abrumado.


Roncos cantos de guerra,
de una vieja estirpe,
honderos feroces,
jinetes de lo imposible.


De la península,
y sus más antiguos pueblos,
señeros por excelencia,
celtas e iberos.


Chalbo, Indíbil, Mandonio,
Culchas, Viriato, Olindico,
impresionado Escipión,
ante el caudillaje mítico.


Por eso el gran Hércules,
hasta las Hespérides llegó,
trabajando un mito,
de iberocelta corazón.


Oh, tierra de mitos,
que nunca fueron casualidades,
vuelve a realizar tus sueños,
y abandona tus soledades. 




POESÍA MÍTICA.

POESÍA MÍTICA (II).

POESÍA MÍTICA (III).

POESÍA MÍTICA (IV)

POESÍA MÍTICA (V).


POESÍA MÍTICA (VI)

POESÍA MÍTICA (VII).

POESÍA MÍTICA (VIII).

POESÍA MÍTICA (IX).

POESÍA MÍTICA (X).