domingo, 2 de diciembre de 2012

GROSERÍAS (XVI).




PRIMERA POESÍA INSPIRADA EN “EL CIPOTE DE ARCHIDONA”.

A la memoria de Camilo José Cela.

Un buen mozo se la cascaba,
Una o dos veces al día,
Para no perder la costumbre,
Desfogaba con alegría.


Un buen día encontró una buena moza,
Que le fue muy propicia en la coyunda,
Todas las noches le picaba ahí abajo,
Y el mozo respondía con fuerza mayúscula.


Mas un buen día la moza,
Resulta que cambió de parecer,
Cerrando la almeja a cal y canto,
Al mozo que se le había de comer.


Y el mozo tuvo que volver, pues,
Muy triste y muy ojeroso,
A eso del cinco contra uno,
Que ahora le parecía harto tedioso.


Y es que por más práctica que se tenga,
Cuando uno saborea lo bueno,
Lo otro ya le parece nada,
Y ya sólo quiere aquéllo.


En fin, el caso es que
La jodienda no tiene enmienda,
De cintura para abajo nadie responde,
Y sálvese quien pueda.






GROSERÍAS (V).


GROSERÍAS (VI).


GROSERÍAS (VII).


GROSERÍAS (VIII).


GROSERÍAS (IX).

GROSERÍAS (X)

 


GROSERÍAS (XIV).

GROSERÍAS (XV).