miércoles, 3 de abril de 2013

"VISAS" - "DIGNIDAD DIGITAL".

 

Visas

Por Antonio Moreno Ruiz 
 
 
 
Según la verborrea oficial de Estados Unidos, vivimos en el mundo libre. No obstante, nunca todo estuvo tan controlado y prohibido como hoy en día. Sólo falta que nos pongan códigos de barras. ¿Quién sabe si pronto cada cual tendrá su chip? Se admiten apuestas….

Decía Donoso Cortés que uno de los rasgos principales de nuestro carácter era la exageración. Y en esta vorágine burocrática, hemos entrado a saco. En menos de dos décadas nos han entrado siete millones de inmigrantes; desde que los reclamó Aznar para su pseudo-modelo económico que consistía en el “monocultivo” construcción/turismo hasta que Zapatero, siguiendo ese pseudo-modelo, remató la faena con el lema “papeles para todos”. Y en verdad, la mayoría era mano de obra exótico-analfabeta traída para abaratar sueldos y fastidiar y callar al trabajador español, algo que apoyaron tanto sindicatos como empresarios. No confundan mi postura: No criminalizo la inmigración (¡Yo soy inmigrante!) ni digo que todos los inmigrantes sean delincuentes iletrados. De hecho, en mis últimos tiempos antes de la emigración me entendía mejor con ciertos extranjeros que con los que se supone que eran mis compatriotas. Lo que estoy diciendo es que la fiebre por la inmigración masiva (E ilegal en muchos casos) fue todo un experimento con consecuencias funestas en muchos casos para los propios inmigrantes. Por otra parte, no se entiende esta cifra y que luego, desde la ley del aborto que firmó Juan Carlos, se hayan asesinado en España a casi dos millones de niños en el vientre de sus madres y que desde el 2010 los españoles estemos emigrando. No, definitivamente, esas cifras no encajan. Son propias de una revolución demográfica. Y lo que tampoco encaja es la absurda política de visados que España impone a los hispanoamericanos. Resulta que para aterrizar tranquilamente en el aeropuerto de Barajas, tiene que tener la carta de invitación de un español, una carta policial, demostrar un sueldo prácticamente astronómico, la factura de un hotel….. Señores, todo esto para entrar en un país cuya fuente principal de ingresos es el turismo…. ¿Alguien lo entiende? Dicen que tras el 11-S (Que nos tenemos que creer que fueron cuatro islamistas locos los que hicieron eso…) los Estados Unidos obligaron a la Unión Europea a firmar el tratado de Schengen, lo cual agrandaba la burocracia y la restricción con respecto a los movimientos. Yo no soy un experto jurista, pero sí sé que los portugueses no necesitan visado para entrar en el Brasil y viceversa. ¿Es que ni Portugal ni Brasil cumplen el tratado de Schengen? ¿Tampoco lo cumple Holanda, que no exige tantos visados ni tantas tonterías? Está claro que los tiros no van por ahí. Los tiros van porque parece ser que a nuestra corrupta la administración le ha entrado el canguelo porque desde los fríos y distantes despachos de Bruselas le están presionando para que no entren tantos inmigrantes que tienen a España como la puerta de Europa y, en el caso hispanoamericano, aprovechan la afinidad lingüística para ello. Sea como sea, no tiene justificación ni en Bruselas ni en Madrid. La inmigración ilegal y masiva es cosa de políticos, empresarios y sindicatos, repetimos, para darle el tiro de gracia al trabajador español. Negando visas no se soluciona tanto desafuero. Que el mundo liberal coarte tanto la libertad de movimientos le quita la careta definitivamente, eso sí, y nos da la razón a los que denunciamos la farsa de todos los productos de la Revolución.

Curioso es, por otra parte, cómo en el franquismo, el hispanoamericano era visto como un hermano. El chileno Bobby Deglané, el peruano Kiko Ledgard o el cubano José Legrá eran muy apreciados y respetados in illo tempore, por citar unos pocos casos. En cambio, en la partitocracia oligárquico-cleptómana, el hispanoamericano es el “sudaca” que viene a quitarnos el trabajo. La serie progre “Aída”, de Telecinco, alimentó más el mito inventando el término “Machu Picchu” como una especie de adjetivo denigratorio. También con el franquismo los españoles tuvieron Seguridad Social, y con el actual régimen zarzuelero está desapareciendo. Y nos siguen hablando de libertad y progreso….

Cierto es que hemos ido atrayendo a las mafias de más de medio mundo. ¿Pero y todo eso se soluciona negando visas a gente que de buena gana quiere visitar nuestro país, que no deja de ser su madre patria? Es obvio que no. Sin un cambio en el rumbo político, social y legislativo, nunca haremos nada. Los problemas de delincuencia, ilegalidad, etcétera, se solucionan no con muchísimas leyes que nadie cumple porque a su vez, encierran no sé cuántas trampas, sino con una legislación mucho más práctica y contundente, con un sistema policial bien enfocado y no teledirigido por la politiquería, con la vigilancia de los antecedentes, y el que delinca, que cumpla con su pena y fuera, y el que tenga antecedentes serios que no entre.

Y es que es dramático que uno tenga que salir de su país porque le dejaron sin alternativas y encima en otros países te puedan hacer lo mismo aplicando la reciprocidad, como justamente está comenzando a hacer el Brasil, un destino que era muy apreciado por los licenciados españoles. Los politicuchos nos niegan el pan y la sal en nuestra tierra y encima nos lo niegan también en otras… Y ahora, éstos y los empresarios piden ayuda a Iberoamérica, y al ver que hay españoles que estamos emigrando allá, hablen de “espíritu aventurero”…. Como ven, nada de esto tiene ni pies ni cabeza. Con la que está cayendo, sería buena cosa darle un portazo a esa Europa que tan mala voluntad nos tiene y organizar, con Portugal, un efectivo bloque iberoamericano que, con disciplina y trabajo, forjando una fuerte alianza diplomática, militar y económica, sería imparable. O eso, o seguimos con las visas imposibles….