domingo, 12 de mayo de 2013

"CANTO DE CISNE PROGRE" - "DIGNIDAD DIGITAL".


Aun a la distancia, he estado siguiendo los ataques a Toni Cantó, quien parece estar en el ojo del huracán desde hace tiempo. Primero por hablar de los toros, por decir que ni prohibición ni subvención y que no se pueden aplicar exactamente los mismos criterios a las personas y a los animales, y luego por decir que la mayoría de las denuncias por maltrato son falsas. Y yo añado: Una ley absurda que en absoluto protege a las mujeres maltratadas, sino que hecha desde el fanatismo feminista, lo único que hace es fomentar la picaresca y el chantaje, algo que nuestras pseudo-élites llevan ensalzando durante más de tres décadas. Y son esas fanáticas subvencionadas las primeras que se le han echado a la yugular, exigiéndole la dimisión con los peores epítetos. Por supuesto, ni esperemos que su histerismo redunde en llevar un plato de comida a un necesitado ni nada que se le parezca….

Y bueno, creo que a estas alturas de la película saben lo que pienso de la progresía, en la cual se insertan Toni Cantó y su partido UPD. Pero la verdad es la verdad la diga Agamenón o su porquero, y creo que en estos dos aspectos al diputado no le ha faltado el sentido común. Y al menos, es de los pocos diputados que no es un político profesional (De momento…), al que se le conoce una profesión aparte de la política, digo. Algo es algo. Empero, de lo que no se entera el susodicho ni tampoco su camaradería es que la Revolución siempre devora a sus hijos, incluso a los más fervientes. Más que citar a Fernando Savater, uno de los gerifaltes intelectuales de la totalitaria Educación para la Ciudadanía, podría acordarse de Robespierre o Marat. Es algo de lo que tampoco quiere enterarse la clerecía, la cual siempre parece dispuesta a acomodarse con el que toque y desde hace más de medio siglo parece que por mimetizarse con las “nuevas corrientes” le van a perdonar la vida…. Y es todo lo contrario: El enemigo, mientras más débil te ve, más se envalentona. Es una regla básica. Pero los progres no se enteran, sean laicos o curas.

El caso es que la histeria contra Cantó deja vislumbrar el canto de cisne progre. España no puede soportar más este estado de cosas, que no es sólo una crisis económica sin fin, sino una crisis con mayúsculas, una crisis tan moral como psicológica de un “pensamiento-consenso” en el que todos están de acuerdo, de la derecha liberal a la extrema izquierda, sin dejar que el sentido común respire por ningún lado. Y en cambio, no hay civilización alguna que se haya basado en el relativismo, y por ende, no existe nada que se haya perpetuado en sus histéricas contradicciones, que es lo que estamos soportando, encima con la protección mediático-económica del Estado. Y no es nada nuevo, pues es la esencia del régimen zarzuelero. Esto no da para más, y en todo caso, hemos de ver qué saldrá de todo esto y cómo podremos resistir y restaurar de verdad, para no repetir errores que nos lleven otra vez a lo mismo, desde que la minoría iluminista de revolucionarios, oligarcas y golpistas varios nos convirtió en esta pesadilla.





Por Antonio Moreno Ruiz