sábado, 18 de mayo de 2013

"TRAICIÓN, FRACASO Y RENACIMIENTO" - "LA RAZÓN HISTÓRICA".



-Sale publicado mi primer artículo como tal en esta prestigiosa revista hispanoamericana de Historia de las Ideas, gracias al profesor Sergio Fernández Riquelme, de la Universidad de Murcia. Dios mediante, no será el último. Pasen y vean:


21.2.Traición, fracaso y renacimiento.


Antonio Moreno Ruiz 
 
Licenciado en Historia (con especialidad americanista), profesor y traductor de lengua portuguesa, ensayista y poeta.
 


 
Dice el escritor Juan Manuel de Prada que en la segunda mitad del siglo XX, la Iglesia ha pensado más en "abrirse al mundo" y ha estado tirando por la borda mucho de lo bueno que tiene. Y así, seguimos viendo atónitos cómo los clérigos son los primeros en echarse en los brazos de aquellos que más los odian, empezando por los liberales. En España, como dice el historiador Stanley Payne (1), la institución que más se opuso al franquismo fue el clero, y no por motivos religiosos, sino por motivos estrictamente políticos. Con Tarancón a la cabeza, muchos lucharon con uñas y dientes por y para el politiqueo; porque la clerecía (Salvo monseñor Guerra Campos y muy pocos más) abandonó la pastoral de almas y cual Bartolomé de las Casas redivivo (2) en masa se puso a las órdenes de la vana agitación. No me extraña que haya quien quiera santificar al fracasado obispo de Chiapas, quien en verdad fue el primer esclavista de América. El sabio Ramón Menéndez Pidal lo calificó de paranoico, no sin razón. Y demencial es la situación de nuestra iglesia en muchos aspectos. Y demencial es porque muchos curas se han tomado la Iglesia como si fuera su cortijillo. Desde hace bastantes años, se está tratando de llevar a los fieles o bien al liberalismo o bien al socialismo, y de ahí, hacia todas las corrientes juntas y revueltas posibles. De los “cuadernos para el diálogo” (3) a la teología de la liberación que formaba terroristas. Se olvidó el magisterio y se pisoteó la tradición, y de la revelación mejor ni hablemos. Muchos españoles de bien creían que llevando a sus hijos a estudiar a colegios de curas ya estaba todo solucionado. Y no vamos a negar que salieron buenos profesionales en muchos casos. Pero lo que no salieron en muchos casos fue buenos católicos. Santo Tomás de Aquino fue sustituido por Jacques Maritain, el alma mater de la democracia cristiana, la que con engañoso lenguaje instrumentaliza la fe para subordinarla a la política revolucionaria de turno. Y de ahí, todo ha ido cuesta abajo y sin frenos. Porque había que avergonzarse de la historia de la Cristiandad (En verdad desconocida por el susodicho), porque ya todo era laicismo, porque el valor religioso tenía que ser sacado de la política costase lo que costase, porque ya la inyección de la Historia mal explicada y del complejo de inferioridad con respecto al liberalismo y al protestantismo había llegado a su culmen, para que la izquierda recogiera los frutos del árbol bien removido. Al final, Maquiavelo y Voltaire triunfaron. Con razón San Pío X dejó dicho que los tradicionalistas eran los auténticos amigos del pueblo y no los revolucionarios, así como fustigó con tanta precisión a los “católico-liberales”, auténtica plaga asaltante de la iglesia. Esos “católico-liberales” fueron y son la avanzadilla del modernismo, síntesis de todas las herejías según el mencionado santo padre. Sin embargo, siguen empeñados en el fracaso y en la traición, contando con muchos aliados con alzacuellos.  
 

Por experiencia, sé de lo que hablo. Estudié en un colegio supuestamente religioso que era una fábrica de ateos. Una monja sin hábito nos decía que el socialismo español no negaba la existencia de Dios…. ¡¡Cuando Pablo Iglesias, el fundador del PSOE, decía que el cristianismo era un enemigo a abatir, y que ellos estaban por la supresión de la iglesia, el ejército y la magistratura!! Imagínense, pues, lo que nos enseñaron sobre religión….

Y es que en la escuela católica se sigue ignorando no digamos ya la teología, que por supuesto, sino el más elemental conocimiento pedagógico y artístico. Hasta que uno no ha entrado medianamente en años, ni había oído quién era Hillaire Belloc. A lo mejor se escuchaba a Tolkien (4), que era reivindicado por “extravagantes” de toda clase.... ¡Pero por ningún católico, cuando él lo era y su obra está llena de hermosas reticencias al respecto! Y en nuestro mundo hispanoparlante, y en esta España que tanto presumía de católica, ¿por qué hasta hace muy poquito no se ha sabido quien era el padre Leonardo Castellani? (5) ¿Por qué se sepultaron los ensayos hispanísimos del padre Zacarías de Vizcarra (6)? Y todo ello en un complejo de inferioridad absurdo y farsante que nos dice que la intelectualidad no casa con el catolicismo, y que en todo caso, no hemos de preocuparnos de eso. Y así, la izquierda tomó las riendas de la cultura, confirmando el progresismo. Con Gramsci en la cabeza, había que tomar la cultura antes que nada para eliminar cualquier resistencia y reticencia posible y así hacer una revolución plena. Y todo ello se complementa con una derecha liberal que conserva lo que esa izquierda transmutada hace y deshace.

A día de hoy tenemos a un gran profesor inglés, Joseph Pearce, maestro biógrafo de algunos autores ya mencionados y de todos los buenos e importantes conversos que se dieron en su tierra de los siglos XIX al XX; el que nos ha dado a conocer el Renacimiento Cultural Católico dado en tierras británicas. ¿Hacen algo las escuelas católicas por promover su lectura? No. Es más, se vería como estrafalario, trasnochado, como que no pega.... Tanto así como hablar de la Filosofía de la Eucaristía de Juan Vázquez de Mella (7)…. ¿Por qué en años atrás en las escuelas católicas no se dieron a conocer a estos grandes autores? ¿Por qué durante años se han alimentado tantos vacíos? ¿Hacia qué nos hemos abierto? No hacia ganar almas para Dios, no hacia alimentar nuestra fe, no para defender nuestro hermoso legado tradicional, no para argumentar con raciocinio. No nos hemos abierto a nada más que a nuestra autodemolición.

Por supuesto, a los alumnos de estos colegios se les obliga a leer a García Márquez, Pérez Galdós, Vargas Llosa…. Y no me parece mal que se conozca a estos autores. Pero no a costa de los católicos, máxime cuando tanta calidad y virtud puede haber en nuestras filas. Es en la misma escuela católica donde, por otra parte, ya se está celebrando Halloween y Papá Noel; por donde está penetrando toda la avalancha de pseudo-cultura yanqui. La misma escuela católica que, para organizar el fin de curso, permite y hasta fomenta que las adolescentes hagan bailes cada vez más obscenos. Porque claro, no permitir que las niñas marquen senos y traseros desde los doce o trece años sería ser demasiado anticuado o algo así….
 
Es muy desalentador tener que pelearse con medio mundo defendiendo a la santa religión para ipso facto ser desautorizado y hasta vilipendiado por quienes se supone que deberían alentar, y sin embargo, no hacen más que premiar constantemente a los que se declaran enemigos de Dios. ¿O es que no clama al cielo que durante años las estrellas de la radio de los obispos hayan sido un ateo y un protestante, ultraliberales ambos, que han utilizado este medio de comunicación para sus fines? Y que una vez fuera de la radio, están demostrando toda su bilis hispanófoba y anticatólica. ¿Y el programita de sexo que por la tarde hablaba de las bondades de las felaciones y etcétera? Y es que la traición de los clérigos se ha dado en muchos ámbitos, y el mediático no iba a pasar inadvertido. Y los obispos parecen no decir nada contra los abortos que sigue financiando el PP. ¿O es que los abortos son sólo del PSOE? Y en todos estos años, ¿por qué nada se ha dicho, defendido o expuesto sobre la doctrina social cristiana contraria a la usura? (8)

No es que un servidor derrame toda la culpa en el clero. Ni disculpo ni eximo a los seglares en nuestra desidia y mal hacer; en dejar caer la fe en la más indolente, farsante y desnutrida “monotonía”. Todos somos culpables. Pero son los pastores los que han de cuidar del rebaño. Y con estos pastores, los resultados es que en España se ha visto en muy poco tiempo un aumento espectacular del protestantismo y del islam, y no digamos ya del agnosticismo y del ateísmo. Tres cuartos de lo mismo ha ocurrido en nuestra América. Y eso por no hablar de los casos de pederastia y etcétera, que si bien magnificados por una prensa que mayormente nos odia y que nada dice de la pederastia en los ateos y compañía, está claro que en este sentido la Iglesia ha actuado tarde y mal.

Empero, no todo está perdido. No quiero ser el más pesimista del planeta. Gracias a Dios parece que nuevas generaciones de sacerdotes, cada vez más descontaminados, tienen cada vez más curiosidad por profundizar en el magisterio y por defender la tradición sin complejos. El “Motu Proprio” de S. S. Benedicto XVI ha hecho mucho bien en muchos sentidos, y se viene insistiendo mucho tanto en lo exterior como en lo interior. Nosotros somos los que nos hemos mantenido en pie ante las ruinas, y ahora, cual adviento promisorio, hemos de laborar la senda a la que algunos quisieron echar sal para que no creciera nada. La traición de los clérigos ha empujado una apostasía sangrante. El fracaso de la escuela católica ha sido el impedimento para bastantes generaciones. Por eso hemos de ser artífices de un renacimiento. Pero no uno que quiera reformular veleidades paganas con excesos antropocéntricos; debe tratarse de un renacimiento espiritual, un renacimiento en la humildad, en la cultura; un renacimiento a través de la fe que mueve montañas, de esa fe que no renuncia a manifestarse en todos los ámbitos de la vida; tomando el ejemplo sobre el que nos ilustra Pearce, ese renacimiento que se dio en tierras británicas a través de clérigos como John Henry Newman, Ronald Knox, Hugh Benson, Vincent McNabb; el poeta Roy Campbell, el escritor Evelyn Waugh, el historiador Christopher Dawson…. Orando y laborando es como llegan las grandes cosas. Y con Chesterton, sabemos que nuestra religión es verdadera y que la Iglesia nos pide que nos quitemos el sombrero y no la cabeza. Adelante, pues, pero no olvidemos las traiciones y los fracasos, que de los errores hay que aprender. Y ni el clero ni la escuela católica pueden seguir así. Los católicos llevamos bastante años queriendo imitar a los protestantes, sin darnos cuenta de que nosotros nunca participaremos de su mesianismo laicista y determinista, y hasta “racialista” si me apuran. Nada podemos ni debemos tener del pesimismo ignorante de Lutero, de las oscuras obsesiones monetarias de Calvino, de las iglesias nacionales (Que eso parecen las conferencias episcopales, por cierto) que coronan a los reyes papas. Es mezclar agua con aceite, y esto es lo que llevamos haciendo mucho tiempo sin darnos cuenta de las terribles consecuencias.
 
De la generación de mis padres a la nuestra, se habla de que la iglesia necesita "aperturismo", "abrirse al mundo".... Precisamente una "religión ideológica" como el islam, que no se destaca por su aperturismo, es la que más está creciendo, y el catolicismo, que ha sido el que más se ha esforzado renunciando a lo suyo, está bajando vertiginosamente. ¿Es como mínimo para que los cursis modernistas se hicieran autocrítica, o no?
 
Y es que también se nos viene diciendo que la religión es una cosa de puertas para adentro. Que no podemos imponer nuestras creencias…. Este maniqueísmo ramplón viene a decir: Que os impongan el ateísmo, porque ustedes no pintáis nada. Los católicos no tenéis perspectiva en política, economía, cultura.... La religión es cosa de puertas para adentro y ni mucho menos un motivo para sentirse orgulloso, no es algo para difundir, ni siquiera para hablar. En el ámbito privado de cada uno y que cada cual lo interprete como quiera. Cada cual es un sabio, un teólogo, un historiador.... Y así, el hombre moderno, en verdad profundamente ignorante, desprecia a un pasado que no conoce y se cree cómodamente superior, para terminar devorando Ágoras de Abenámar y códigos Da Vinci. Como dijo el mentado Chesterton, “cuando los hombres dejan de creer en Dios, no es que no crean en nada, es que ya se lo creen todo.”

Hasta el filósofo Gustavo Bueno, alma mater del materialismo filosófico, ha dicho: "Dicen que en España no había filosofía....¿¿Pero cómo puede decirse eso??” Y la verdad es que su escuela defiende más y mejor el legado católico que muchos que a priori están dentro.  
 
Para colmo de males, se supone que el católico es el clásico lelo que no se entera de nada. Nos hemos convertido en el predilecto saco de boxeo mundial. El malnacido de Alí Agca disparaba contra S.S. Juan Pablo II. No hace mucho, una impresentable italo-suiza se abalanzaba contra Benedicto XVI. Es que estaba loca, dicen.... Pero a los locos no les da por ir a La Meca, molestar en sinagogas o amenazar a pagodas budistas… Ni tan siquiera molestan a los protestantes, un grupo que fue privilegiado tanto por la Revolución Mexicana como por la II República Española. Siempre les da por lo mismo…. ¿Tantos esfuerzos por "congraciarse con la modernidad" para esto? ¿Por qué sucumbimos a la leyenda negra sin respuestas, cuando hay muchas y en verdad son fáciles? ¿Por qué no reivindicamos a nuestras cabezas más privilegiadas? ¿Por qué esa falsa vergüenza, ese silencio cobarde? ¿Hasta cuándo, hasta que ya no nos queden ni las catacumbas? ¿Hasta que nos prohíban los crucifijos hasta en las tumbas? Y encima, para tener que escuchar de mucho pretencioso modernista que todo este desbarajuste es por “volver a las raíces”, al “cristianismo primitivo”…. O sea, declaran la guerra a la tradición y hablan de “raíces”…. Contradicción tras contradicción… Pero bueno, pensando en eso, ya que está tan de moda Palestina.... ¿Por qué nadie se acuerda de los cristianos de lengua arábiga que mantienen el arameo, perseguidos por los fuegos sionistas y mahométicos, cuando si alguien puede presumir de cristianismo, ésos son ellos? Si de verdad les interesara eso, a ellos acudirían. Pero ni les sonará lo que es un maronita.... ¿Y los cristianos antiquísimos de Etiopía? Pues más de lo mismo. El islam borró de un plumazo la tradición cristiana del norte africano y apenas sabemos que San Agustín de Hipona escribió sus “Confesiones”. Como si no fuera con nosotros la cosa.

  Con todo, vemos que nuestros prelados hablan de unos abstractos "Derechos del Hombre" que se confirmaron desde la guillotina a la bomba atómica y en cuyo nombre se sigue exterminando a millones de personas pero nadie habla del Derecho de Gentes que fundara el Padre Vitoria en la universidad de Salamanca. Hacemos como burdas plañideras con sefardíes y moriscos pero nadie se acuerda del terrible martirio de los cristianos que durante siglos se padeció en la patria de San Isidoro y Recaredo por parte de aquéllos. Nadie habla de los derechos de Dios, nadie habla de la legítima autoridad. Entierran las sotanas y abolen el latín y el griego, base de nuestra lengua y cultura, fabricando analfabetillos que llenarán como masa cines, discotecas y urnas para votar a una cuadrilla de mangantes que no representan más que los intereses de su oligarquía.

¿No sería mejor dejar de enrocarse en la sempiterna Revolución? ¿No sería mejor abrirse de verdad, evangelizando a las naciones, reconquistando los corazones y volviendo a proclamar sin fisuras la Buena Nueva a los cuatro vientos? Tenemos mucho que decir, mucho que hacer, mucho que aportar. Se nos dijo: "No tengáis miedo". No tenemos que volver al pasado, pero tampoco renunciar a lo que se nos transmitió como áurea entrega. Y ahora es la hora. Es la hora de la cabeza y del corazón, es la hora del alma herida que busca su purificación. Es la hora de una Universitas Christiana que nunca quiso aletargarse. Es la hora de una nueva Reconquista.
 



 
Notas.
 
 
(1)   Historia del catolicismo español, Editorial Planeta. Barcelona, 2005.
 
(2)   Véase la muy buena obra de recopilación Las Casas visto de costado (Crítica bibliográfica sobre la Leyenda Negra), de Enrique Díaz Araujo. Fundación Francisco Elías de Tejada y Erasmo Percopo, 1995. Es imprescindible para la justicia histórica, así como para comprender la expresividad y el paralelismo que pretende un servidor.
 
(3)   Sobre un personaje que fue muy jaleado por “Cuadernos para el diálogo” escribió un servidor hace tiempo un artículo: http://www.alertadigital.com/2011/10/15/de-benet-y-solzhenitsyn/. Creo que es ilustrativo para comprobar por dónde iba esta onda.  
 
(4)   Un servidor tuvo el honor de escribir un artículo sobre el insigne escritor inglés para el Club Chesterton:http://clubchesterton.com/archives/110
 
(5)   En España, gracias a Dios (Más vale tarde que nunca y nunca es tarde si la dicha es buena) fue bien difundida la muy interesante selección hecha por Juan Manuel de Prada. Véase: http://www.libroslibres.com/ficha_libro.cfm?id=225
 
(8)   Sígase muy de cerca el Foro Antiusura, una puesta en práctica de la Doctrina Social de la Iglesia contra los innúmeros abusos bancarios de nuestro tiempo: http://www.foroantiusura.org/forum.php
 
 
  
 
 

La Razón Histórica, nº21, 2013 [4-8], ISSN 1989-2659. © Instituto de Estudios Históricos y sociales.