miércoles, 19 de junio de 2013

SORPRESA Y COMPRENSIÓN

 File:Afrikaner Commandos2.JPG
Full resolution


Tras casi dos años en el Perú, certifico que no soy la misma persona. En algunas cosas mejor, en otras peor, como todo. Pero la emigración te cambia y es lógico. Aprendes a analizar desde otra perspectiva las cosas (más fríamente, quizá), y comprendes cosas que antes no comprendías. Y hablando de eso concretamente, por fin comienzo a entender, por ejemplo, por qué en España las cosas no funcionan ni funcionarán de seguir así, por qué es tan compleja la sociedad peruana, o cómo se tuvieron que sentir los pieds-noirs e incluso cómo se pueden sentir los boers. Me estoy inspirando y puede que dé algún fruto por escrito, D.m.

Con todo, lo cierto es que, como decía hace poco, ya no diré más eso de que ya no me sorprende nada, porque la realidad es que uno nunca deja de sorprenderse.
En mi pueblo, ya decía que nada me sorprendía, pero cada dos por tres me tenía que retractar. En Lima casi llego a esa conclusión después de ver llamas por el centro, ah, y el cuy de tómbola... Pero resulta que el domingo vi en el malecón de Miraflores un bulldog en monopatín y, acto seguido, pasó uno en una bicicleta con dos altavoces grandes, exhibiendo música ochentera a toda voz.... Así que chitón.