miércoles, 24 de julio de 2013

MÁS LORQUIANO

*Imagen extraída de www.mialmaenverso.es

-Mi primer buque-insignia de la poesía fue Rubén Darío. Con todo, el Rubén que yo leía con 20 años ya no es el mismo que revisé con 30. Con el tiempo, digamos que mis gustos y mis hechuras poéticas se fueron moldeando, y si bien siempre Rubén representará una gran referencia, la lectura de Fernando Pessoa me sobrecogió. Con todo, quien marca la diferencia en mi admiración e inspiración es Miguel Hernández. En estos últimos tiempos, no he encontrado un poeta que me marque tanto como el de Orihuela; empero, en estos últimos días estoy recordando mucho la poesía de Federico García Lorca, a quien le dedico unos humildes versos en mi segundo poemario En voz alta  y también en mi tercero, Cosas de mi Andalucía. Y es que estar más lorquiano inspira y construye. Porque Lorca fue como los buenos cantaores flamencos: Tocó todos los palos. Y su vasta cultura de poeta y dramaturgo abarcó desde las más novedosas vanguardias a las más antiguas tradiciones, que conocía y cultivaba con maestría. Es por ello que quiero crear un evento en el Centro Español, con toda la buena gente de la Asociación de Jóvenes Españoles del Perú. Por aquello que hablábamos hace poco DE ANDALUCÍA A GALICIA Y VICEVERSA.  Pronto habrá noticias, D.m.