domingo, 29 de septiembre de 2013

EDUCACIÓN



Sin duda, mis padres, mis abuelos, mis tíos y toda la buena gente con la que me crié se equivocaron. ¿Con la educación se va a todos lados? No, es precisamente al contrario. No sé en el resto del mundo, pero en España y en el Perú, una persona educada es equivalente a un tonto del cual uno se puede aprovechar. Se le chulea y se le trata mal por sistema. En cambio, cuando uno grita, habla malamente y trata a la gente a las patadas se gana la consideración del ganado, digo, personal, y hasta el cariño. Así que eso habrá que hacer... Y de paso, se ahorra uno hipocresías innecesarias.