martes, 1 de octubre de 2013

DE MICHAEL MOORE( (II)



-Hace tiempo hablamos de este cineasta norteamericano. He tenido la oportunidad de ver su documental "Capitalismo, una historia de amor". Y se me queda una sensación agridulce con respecto a su trabajo.

Por una parte, está claro que Moore es un gran expositor. Tiene talento y valentía, y sabe tocar la fibra sensible. Lo mismo se escora hacia el socialismo que llama la atención del "cinturón de la Biblia". Contrasta datos y sabe colocar las imágenes en su sitio. Se atreve a denunciar lo que muchos compatriotas suyos no se atreven, bien por temor, bien por lobotomía del Destino Manifiesto. Con el tema de las hipotecas, con esto de la burbuja inmobiliaria en general, se ha tocado fondo y aquí se explica muy bien el origen y las causas.

Ahora bien: En este documental en concreto, Moore nos acaba tomando por idiotas. Tras una brillante exposición de cómo se expande el capitalismo y cómo "evoluciona" tras la irrupción definitiva de la oligarquía financiera en especial desde los tiempos de Reagan, resulta que la solución está en Barack Hussein Obama y en el Partido Demócrata, como si éstos fueran la antítesis del Partido Republicano y no tuvieran nada que ver con el capitalismo más atroz... Desde luego, no cabe mayor infantilismo. Eso pensando que es ingenuidad. Porque resulta que el señor Moore, descendiente de un pueblo que tanto ha sufrido por el intervencionismo exterior como los irlandeses, apoya la criminal invasión de Siria, algo en lo que están de acuerdo Obama y McCain, los que en aquellos días simularon un teatro de lucha politiquera. Y eso después de que Moore, como Oliver Stone, Sean Penn, y algunos que otros hollywoodienses, le bailaran el agua a Hugo Chávez, quien ha dejado Venezuela como un solar.

En fin, la verdad es la verdad la diga Agamenón o su porquero, y Moore tiene una base importante de verdad, pero la acaba enfangando para sus intereses, unos intereses que van a seguir machacando a sus compatriotas tanto o más como lo hicieron Reagan y Bush.








ANTONIO MORENO RUIZ: DE MICHAEL MOORE.