miércoles, 30 de octubre de 2013

POR QUÉ ESTOY EN CONTRA DE HALLOWEEN


Como diría Jack el destripador, vayamos por partes:

1) Los celtas no se disfrazaban de brujas o de zombis, ni pedían trucos ni tratos, lo cual, por cierto, tiene una rima la mar de jugosa.

2) A quien le guste disfrazarse, tiene el carnaval para lucirse.

3) De los norteamericanos podríamos aprender su espíritu de libertad y responsabilidad, pero en cuanto a la cultura y tradición permítanme que me descojone de los acomplejados que los mal imitan y no conocen y hasta rechazan lo suyo.

4) Yo soy cristiano, y desde luego, no es nada cristiano hacer el mamarracho gratuitamente y tomar festividades tan sagradas como el día de Todos los Santos y el día de los Fieles Difuntos en vano, pasando por algo que nada tiene que ver con el "paganismo histórico" y sí con modas absurdas, propias de una sociedad decadente y enferma. Que cualquier tiempo pasado no fue mejor, de acuerdo; pero desde luego, no fue peor, y esto cada vez es más insufrible.


Y así las cosas, como se dice en mi pueblo, "dejarze ya de mamoneo, jab´o no".






*Imagen tomada de El Rincón de Don Rodrigo