viernes, 3 de enero de 2014

RIP CRISTÓBAL NÚÑEZ PONFERRADA


Querido Cristóbal:

¡Qué mazazo! Dios mío, qué mazazo. Hoy, último día de mis vacaciones, cuando estaba conociendo la playa de Ancón, me llamó el amigo Martín Castillo para darme la noticia. Le pregunté varias veces: "¿Cristóbal, mi paisano? ¿Cristóbal, el cordobés? ¿Cristóbal, el marido de Selene?" Y sigo sin poderlo creer....

Qué pronto te has ido. Y qué pena me ha dado. Siempre fuiste muy bueno y muy atento conmigo. Servicial como tú solo, lo mismo estabas para tomarte una cerveza que para asistir a la conferencia. Te gustaba hablar claro y añorabas tu tierra, aquella Andalucía tuya y nuestra cercada de olivos y regada por el sabor del vino, aquel sol que es diferente de Despeñaperros para abajo, y que nos dejamos atrás, tan atrás... Sin trabajo ni expectativas en aquella nuestra patria. Y es que le comentaba hace poco a mi señora que en el libro el imperio eres tú, se dice una cosa muy interesante: Ese libro, si bien da una de cal y otra de arena, pone en boca de un personaje holandés que la patria, al fin y al cabo, más que donde uno nace o hasta donde uno se cría, exactamente, es donde uno se sintió bien, a gusto, realizado, libre... Y ese recuerdo dulce es la patria. Y resulta que tú y yo tuvimos la suerte de encontrar eso en el terruño, por eso nos cuesta tanto hallarnos fuera, porque parece que nos han robado el mayor de los tesoros.

Dios mío, Cristóbal, ¿ahora a quién le voy a soltar un gruñido bestiajo, o a quién le voy a decir "aaaaay" y que sepa responderme correctamente? No sabes la alegría que me dio verte en lo del Dakar, cuando me llamaste con esa forma tan característica que acostumbramos en los pueblos de Andalucía.... Aquí dejas unos buenos amigos en esta colonia de emigrantes que cada día es más numerosa (y más que va a ser), pero por encima de todo eso, dejas una mujer que te adorará siempre, y a la que tendremos que cuidar por el respeto, la educación, el cariño y la servicialidad que siempre nos ha mostrado a todos.

Ay, qué amargo empieza el 2014.... Qué lejana se ve la tierra, y más ahora que uno se queda sin un buen compatriota... Estuviste allí hace poco, y volviste, contándome en mi cumpleaños cómo viste el percal de mal... Y por lo menos, te has ido al lado del amor de tu vida.

Hasta siempre, querido amigo. Fue un lujo conocerte.





Requiem aeternam dona ei Domine.
Et lux perpetua luceat ei.
Requiescat in pace.
Amen.