miércoles, 5 de febrero de 2014

POEMAS DE LA EMIGRACIÓN (XXVII)



ANGUSTIA

No se puede explicar con palabras,
Por más que lo intente un poeta,
La angustia tan mala que invade,
Cuando uno está lejos de su tierra.

Es un perenne nudo en la garganta,
Es una lágrima brotando a golpes,
Es una nostalgia profunda y dolorosa,
Es una melancolía de duros horizontes.

Y cuando en verdad es mejor no volver,
Entonces la palabra se corta,
Y un fuego de impotencia abrasa,
Y un grito de frustración ahoga.

Pero por más versos que se intenten,
Esa angustia no se puede explicar,
La llamada de la sangre salpica,
Hay que rezar y luchar.