domingo, 23 de marzo de 2014

ANTE LA MUERTE DE ADOLFO SUÁREZ





Mira que no quiero enfadarme, pero si es que no puede ser...

Vaya por delante que no me gusta celebrar ni reírme ante la muerte de nadie. Pero ante la idolatría de este  sistema criminal, he de decir varias cosas:

-Nadie eligió a Adolfo Suárez. Aprovechó su privilegiada posición en el régimen franquista (¡secretario del Movimiento, casi nada!) y su colegueo con Juanca para hacer y deshacer a su antojo con una oligarquía infame, venida y junta de lo peor del franquismo con lo peor del antifranquismo. Reitero: A Adolfo y compañía nadie los eligió, y de hecho, les sudaron los huevos al hacer el régimen caciquil de las autonosuyas, aun votando en Andalucía el 38% del censo electoral y en Galicia el 30. Voluntad popular... Sí, por los cojones. Y si mucha gente supiera siquiera el significado y la historia de determinados símbolos "autonómicos"....

-Al igual que Juanca, juraron ante los Evangelios lo que después no cumplieron. Para cualquiera, eso se llama traición y perjurio.

-Adolfo Suárez se encontró con un país que apenas tenía un 3% de paro y en pocos años lo subió al 8, dejando una inflación por las nubes, comenzando el desmantelamiento de nuestros sectores agropecuarios e industriales, y siendo absolutamente incapaz para frenar la oleada de terrorismo que bien venía del separatismo/marxismo o bien del propio Estado teledirigido por la CIA, la misma que mató a Carrero Blanco por no querer entrar en la OTAN, y la misma que mandó a Juanca apartar a Suárez cuando ya no convenía, y entre otras cosas, porque éste tampoco quería entrar en la OTAN, las cosas como son. Adolfo no fue más que una "transición" hacia un régimen bipartidista que encabezarían los listillos del PSOE. Felipe González, corrupto a más no poder, entendió que para mantenerse en el poder tenía que estar bien con los yanquis, con los sionistas (fue el primer presidente en abrir relaciones diplomáticas con aquel estado pirata que ahora apoya la secesión de Cataluña, por cierto), y con la oligarquía, promulgando la ley de las SICAV (1), ampliamente estudiada por el profesor Guillermo Rocafort. Gracias a eso, las mayores fortunas en España no pagan impuestos. Por supuesto, ha sido continuado el tema por Aznar, Zapatero y Rajoy, pero el que abonó el terreno fue Suárez, el mismo que bailó sobre el pseudo-golpe del 23-F inventado por Juanca, unos servicios secretos tan frikis como siniestros, y una camarilla politiquera que oscilaba desde el postfranquismo a la extrema izquierda.

-Y bueno, el legado de Suárez es dejar un país destrozado y dividido, un país con 4 veces más políticos que Alemania, más funcionarios que Japón, con 6 millones de parados y 7 millones de extranjeros donde los españoles hemos tenido que emigrar por miles por falta de trabajo y expectativas. Y no se escuden en el franquismo (2) para eso, que cuando mayor emigración hubo no fue en el régimen anterior, sino en el turnismo, cuando tuvieron que emigrar 3 millones de españoles. El régimen de Juanca, Suárez, Fraga, Carrillo y los separatistas es una sofisticación del turnismo de Cánovas y Sagasta. Así que no me habléis de que si yo no he vivido y etc. Yo lo que he vivido es tener que irme de mi país por culpa de Suárez y compañía, a quienes les debo el quizá no poder volver nunca, así como la invasión marroquí de nuestro Sáhara, las sempiternas negociaciones con terroristas asesinos y tantas otras cosas que me dejo en el tintero y que le afectan directamente también a Suárez.

-Y desde luego, si en vida fue bochornoso, el final ha estado a la altura. Suárez hijo, con una megalomanía propia de un pijo insensible, y con discursos propios de una "educación" malcriada e iletrada, intentó pasear a su padre para ganar posiciones en el PP aun cuando el Alzheimer se asomaba ya más de la cuenta. Ahora, no respetando la lógica intimidad de un acontecimiento así, ha paseado ante toda la prensa la noticia antes de tiempo.


Así las cosas, que descanse en paz, porque paz le va a hacer falta.... Con todo, ante la actitud de muchos compatriotas (y eso por no hablar la de muchos clérigos en concreto...) no puedo sentir sino asco, vergüenza y decepción, una vez más.









(1) Véase: Periodista Digital entrevista a Guillermo Rocafort - 'Sicav, paraíso fiscal' - 2 enero 2011


(2) Véase: RAIGAMBRE: FRANCO Y LA EMIGRACIÓN