martes, 1 de abril de 2014

PARA BOLLULLOS DE LA MITACIÓN (XXII)



CÉSPED

Me acuerdo de Césped,
A través de la imagen de mi tío Ramón,
Y de mis primos José María, Ramón y Pedro,
Y de mi tío Manolo, que el campero oficio me enseñó.

Cruzando caminos, mirando a Bormujos,
Se proyecta el corazón de mi familia,
Pues también me acuerdo de mi tía Pepa,
Y allí está el espíritu de mi tío José María.

Estando tan lejos, los días de recolección,
Pregonan su olor de tierra de aceite,
Y como un lobo aullando a la luna,
Evoco mi pueblo para que el corazón se deleite.

Estar lejos de la familia es una tortura,
Una pesadumbre, una dentellada de cuchillo,
Cómo quisiera estar en la tierra que laboró mi abuelo,
Empapándome de la sombra de los olivos….

Oh, Césped de tractores y espuertas,
Rodeo de haciendas y mañanas,
Conversaciones de candelas y sudores,
Entre castañas y hoscas ramas.

¡Válgame Dios, vuelve a mí!
¡Llévame con el viento y las estrellas!
¡Peina mis sueños con la realidad!
¡Cúrame de tus duras ausencias!