domingo, 6 de abril de 2014

"¿PROFÉTICO?" - "EL CONTEMPORÁNEO" (COLUMNA "EL CRISMÓN MOZÁRABE")

EL CRISMÓN MOZÁRABE

COLUMNA DE ANTONIO MORENO RUIZ

¿PROFÉTICO?.
05/04/2014.

Recuerdo que hace años se desató una suerte de entusiasmo colectivo sobre la figura de Barack Hussein Obama. Leire Pajín, una de las analfabetas enchufadas del anterior gobierno, llegó a decir que el hecho de que estuviera en Estados UnidosObama y en España Zapatero era una conjunción planetaria., y que nadie se fijaba en si en la candidatura del partido demócrata, las ideas de Hillary Clinton o del susodicho eran mejores; no: El debate era que la presidencia del coloso angloamericano podría ser disputada por un negro (mulato, mejor dicho) o por una mujer. Así se lo hizo saber el uruguayo Eduardo Galeano, ese juntaletras que tanto odio le tiene a su sangre y su cultura, a Jesús Quintero en una entrevista pagada por todos los andaluces, puesto que fue en Canal Sur.

En cambio, por aquel entonces, un servidor de ustedes decía que Obama no iba a ser diferente de Bush, y que todo correspondía a una avalancha publicitaria, a una de esas maniobras de distracción masiva. Y, oigan, era algo que molestaba a tirios y troyanos. Incluso algún “afín” veía con cierta simpatía al negrito. La sobredosis teleconservadora es lo que tiene, supongo.
Y bueno, ahí tenemos al flamante premio nobel de la paz, dejando en pañales a su antecesor, el hijo de papá, colocado a dedo por los petroleros de Tejas y la terrible logia Skulls and Bones. En Estados Unidos, como en España, los gobernantes, meros títeres al servicio de la plutocracia, parecen pujar por quién es más tonto y malo a la vez.

Con todo, no mucho después de la fiebre obamista, allá por el 2009, ya por fin se empezaba a hablar de la crisis en serio, por más que Zapatero y sus adláteres se obstinaran en negarla. De todas formas, no era sólo cosa de aquel canalla que padecimos cual plaga de langosta: Yo recuerdo perfectamente cómo la mayoría del personal vivía como si nada importante pasara a su alrededor. Desde el 2008, yo veía que esto era una caída cuesta abajo y sin frenos, y lo mejor que se podía hacer era emigrar. “Agorero” y “radical” me fue dicho no sé cuántas veces. Hasta que en el 2010 me quedé en el paro. Y sí, me metí en juicio contra la corrupta empresa, lo gané y me indemnizaron bien, pero estaba sin trabajo, y por más currículos que echaba, no me llamaban ni para tomar café. Lo venía advirtiendo desde hacía mucho tiempo: El precario trabajo que quedaba, heredado de la embustera época de Aznar, se iba a acabar muy pronto. Y España no estaba preparada para nada, con ese absurdo esquema de construcción y turismo, toda vez que Felipe González había desindustrializado el país a petición de la Unión Europea y Yanquilandia. Todo iba a caer como un castillo de naipes. Y así fue…

 En el 2011, luego de algunas infructuosas gestiones para ir a otro lado, decidíemigrar al Perú, y hasta hoy. Gente que me decía que aquello era algo muy atrevido hoy en cambio me dicen que es lo mejor que hice.

Y bueno, un servidor no es ningún profeta. Profetas de nuestro tiempo fueron, por ejemplo, el ruso Alexander Solzhenitsyn y el argentino Leonardo Castellani, los cuales nos dijeron lo que podría ir pasando en este mundo de capitalismo y comunismo; al igual que Leonardo Castellani en sus geniales “análisis apocalípticos”. No fueron escuchados. Pero lo merecían. Yo no merezco tal cosa, ni soy una persona inteligente, lúcida, ni nada que se le parezca. Simplemente, y máxime con los palos que da la vida, intento cultivar el sentido común, algo que en este mundo de “homo videns” (1) no se comprende, al no poder hacer ningún videíto ni ninguna imagen para explicarlo.

En fin, en España, un país donde por ley los ricos no pagan impuestos (2) donde se cuadruplica el número de cargos políticos para con Alemania, se supera el número de funcionarios del Japón, se lidera el consumo de cocaína a nivel mundial y donde el disco más vendido es el de Paquirrín, el libro, de Belén Esteban, y el programa más visto es “Sálvame Deluxe”… Bueno, en esta triste sombra que nos ha tocado padecer o emigrar, en la que el abominable crimen del aborto se dice derecho y al arrejuntamiento de homosexuales se le dice matrimonio, a “este país” según el progre término, lo que le espera es la legalización y promoción de la pederastia, que seguramente empezará en Holanda, como país experto en empezar todos los vicios y degradaciones. En este país bajo ha quedado claro que no se puede ilegalizar al partido político que pide la legalización de tan abominable crimen. No es ninguna exageración: Existe un partido que aboga por legalizar la pederastia, y no va a ser ilegalizado. Y eso se va a extender. Mauricio Carlavilla nos advertía, ya en los años 50 (3), de cuál era el verdadero origen y propósito del “movimiento homosexual”. Y a eso vamos: Leía hace poco, a través de “Religión en Libertad” (4), que ya la pederastia empieza a ser desclasificada como enfermedad/crimen y va a empezar a ser considerada como “opción”. Al igual pasó con la homosexualidad en los años 70, la cual fue “desclasificada” por una minoría muy poderosa: la freudiano-homosexualista, y no por rigores científicos, sino por intereses de todo tipo.

¿Nos extraña que el gobierno del impresentable Rajoy esté excarcelando terroristas, violadores y pederastas, y que se gaste el poco dinero que hay en España en financiar exposiciones blasfemas en el Perú? (5) Pues que no nos extrañe tanto, porque aquí hay algo que va más allá de la maldad y la tontería. Después de Holanda, España puede ser el gran conejillo de Indias de este experimento, al igual que pasó con las bodorrios mariposones.

Lo dicho, damas y caballeros: Lo próximo será la pacífica admisión de la pederastia como algo normal, hasta ser promocionada a diestro y siniestro por los medios de comunicación. El ensayista francés Alain Soral, entre otros, está advirtiendo con documentación y valentía lo que se está cociendo al respecto desde hace tiempo(6)Así las cosas, preparémonos para lo que se viene y luchemos contracorriente sabiendo lo que hay, y no me consideren profético a mí, sino a los que les refiero. Y a ver si nos vamos enterando por fin de qué va la diabólica película.



(1)Sobre el “homo videns”:

(2) En efecto, ni los magnates del banco Santander y Telefónica, ni el lamentable y subvencionado cineasta Pedro Almodóvar, ni muchos futbolistas y compañía pagan impuestos. Para analizar el triste por qué, recomiendo efusivamente la sabiduría del profesor Guillermo Rocafort al respecto:



(5) Para ver la catadura moral de la exposición financiada por el PP, sígase:http://www.tradicionyaccion.org.pe/spip.php?article270

Eso sí, estén preparados para lo peor, porque lo que van a ver y oír es muy pero que muy desagradable.