jueves, 1 de mayo de 2014

POEMAS DE LA EMIGRACIÓN (XXX)



SEGUNDA DESPEDIDA

No me imaginaba lo dura,
Que iba a ser mi segunda despedida,
Las lágrimas me ahogaron mientras
Sentía que se me iba la vida.

Al reencontrarme con mi tierra,
Un sol intenso y potente me recubrió,
Al abandonarla, sin embargo, sentí
El terrible golpe de un puñal de dolor.

La ternura de los míos allí se quedó,
Como se quedó la mejor cocina,
La despedida se hizo muy dura,
Y más dura ahora es la rutina.

¿Cuándo podré volver definitivamente?
Me gustaría tener una respuesta…
Una parte de mí siempre estará allí,
Mientras aquí una parte de mí está muerta.