miércoles, 9 de julio de 2014

LA ESPERANZA ES LO ÚLTIMO QUE SE PIERDE (XXIX)


*Imagen de www.argentinapolo.com


SÓLO QUIERO MI VIDA

Te levantas bien temprano,
Para ir a la ciudad,
Y entre humos y cansancios,
Adormilado te ves llegar.

La gente va y viene,
Sobreviviendo en urbano salvajismo,
¿Mi "obligación"? Escuchar tonterías,
Después del universitario título.

Tras dormir apenas cinco horas,
Perdida está la mañana,
Y luego, con prisas para el pueblo,
Que el trabajo no conoce desgana.

Todas las tardes trabajando,
En una empresa explotadora,
Para salir a las doce de la noche,
Para salir a.... deshora.

Al día siguiente el mismo cuento,
Y esto no parece acabarse nunca,
Entre una cosa y otra,
Mi corto cerebro retumba.

Y con todo y con eso,
Hasta afortunado me he de sentir,
Pues no sólo los dineros escasean,
Ni el trabajo, ni el consumir....

Éste es el mundo feliz,
después de tanta revolución,
Pero como si no pasara nada,
Mañana puede ser peor.

Sólo le pido a Dios,
Que me dé muchas fuerzas,
Que pase el tiempo pronto y medio bien,
Sin que yo desfallezca.

Aún tengo sueños,
Puede que sí, sea un soñador,
Mas los deseo para la vida,
Para la realidad y mi corazón.

Quiera el Señor que halle mi sendero,
Aunque sea un tiempo afuera,
Y así, escribiendo a navajazos,
Vivir, vivir con fuerza.

No quiero paraísos en la tierra,
No quiero buenos salvajes,
Sólo quiero mi vida,
¿Acaso será la del gauchaje?