sábado, 2 de agosto de 2014

LA ESPERANZA ES LO ÚLTIMO QUE SE PIERDE (XXX)



VIENTO DE TEMPESTAD SIN CALMA

Viento de tempestad,
Que no anuncia calma,
Sino furor fervoroso,
Con bandera de saña.

Se estremecen los olivos,
Tembleques son las palmeras,
Y los naranjos, destrozados,
Derraman su fruta por las aceras.

Viento de frío,
Viento de lluvia,
De laguna el viento,
Viento de furia.

Camarada del trueno,
Del relámpago, del rayo;
Deshacedor potente,
Del más grueso sayo.

Qué viento, qué sensación
De tiránica brusquedad,
El clima se tambalea,
Apoderado por la temeridad.

Viento de nubes,
De apocalíptico olor,
¿Acaso es la señal,
De un futuro horror?

Viento de tempestad,
Que la nieve rechaza,
Porque este es otro viento,
Viento de tempestad sin calma.

Viento de tempestad sin calma,
Que ruge cual león en jefatura,
Viento de fuerza rigurosa,
Viento de barro y sepultura.