viernes, 1 de agosto de 2014

MIS LECTURAS: CUATRO TÍTULOS DE JULIO VERNE.

Imagen de www.jverne.net


-Al cabo del tiempo volvemos con este gran escritor francés que no en vano tiene importancia para con mis influencias, pues hasta le dediqué un poema en mi obra EN VOZ ALTA. Entre la herencia que nos dejó mi querido suegro manuel basauri gálvez QEPD se encontraban no pocos libros, y entre ellos, cuatro volúmenes de Ediciones Nauta distribuidos en dos tomos: Viaje alrededor de la luna, El maestro Zacarías, Una invernada entre los hielos y El secreto de Maston. Y eso me ha tenido entretenido un buen tiempo. Ahí es nada...

Aunque quizá estas novelas se me han hecho un poco más farragosas que otras que he leído anteriormente debido a que introduce muchas fórmulas y números (salvando quizá El maestro Zacarías) y yo no veo eso desde el instituto (y en verdad ni quiero verlo...), al final cotejo que las novelas de Julio Verne son muy parecidas. Sus descripciones son ricas, su lenguaje es medio inocente, máxime si lo comparamos con hoy; sus tramas tienen la ternura de la sencillez y la sorpresa del suspense... Son muy completas en líneas generales. Y al final me da la sensación de que Julio Verne sabía "algo más"; quiero decir, sin quitarle mérito a sus conocimientos científicos, ¿a lo mejor tenía "información extra"? Y lo que me da hasta miedo es cómo no sólo es que se adelante a su tiempo, sino que hasta "adivina" cosas. Al terminar El secreto de Maston, automáticamente se me ha venido a la mente el fenómeno Haarp, esto es, los plausibles terremotos provocados.

En fin, y no deja de ser curiosísimo esos abrumadores conocimientos geográficos de alguien que apenas viajó...

Siempre hay aventuras con Verne. Probablemente a él le pega más que a nadie aquel dicho de "nunca te acostarás sin saber algo más". Siempre es un torrente de ávida frescura. Pasa el tiempo y sigue siendo actual, porque desde muy pronto se convirtió en un clásico. Aunque puedo decir que he leído bastante, todavía falta. Y este sábado pienso ir a comprar libros... Aunque por ahora, aparcamos a Verne hasta próximo aviso.