domingo, 22 de marzo de 2015

DE CINE: "UN EURO, 3,60 LEI", DE CARLOS IGLESIAS (II): UNA INSPIRACIÓN

Imagen de www.elblogdecineespanol.com


-Pues nada, que llevo un par de semanas que no paro de pensar en las películas de Carlos Iglesias sobre los emigrantes. Y viendo y reviendo "UN EURO, 3,60 LEI", se me han pasado mil recuerdos por la cabeza; mil recuerdos que en estos días de irrefrenable, irrefutable, impenitente y consistente nostalgia me asaltan sin cesar. El sábado por la mañana, como el que no quiere la cosa, poco antes de quedar con mi alumno, me puse a escribir mientras tomaba un frugal desayuno.

Como dice Carlos Iglesias, "a ellos, a todos ellos"; escritos desde el corazón de la emigración:


A LOS AMIGOS RUMANOS

Amigos rumanos:
Ahora que soy emigrante,
recuerdo aquellos días de aceitunas,
cuando por las mañanas me iba andando
a través de huertos y olivos,
dejando a un lado el arroyo,
y sintiendo los aromas fuertes de la mañana.

Añoro comenzar el tajo,
con la blandura en las picudas hojas
del fruto del mundo mediterráneo.
Añoro cuando me hablabais de los Cárpatos,
del Mar Negro, del verdadero Drácula,
de la Guardia de Hierro, de Antonescu,
y de Ceaucescu.

Añoro aquellas palabras de vuestro latino idioma,
que a todos nos parecían raras.
Vuestra cuadrilla era de gente honrada,
y aun así teníais que explicar
que no erais como ciertos indeseables…
¡Oh, qué otoñales días aquellos,
al alimón del campero laborío!

¿Y aquellas preguntas sobre la liturgia bizantina?
¿Y aquellas explicaciones sobre comidas y aguardientes?
¿Y la nostalgia de la familia?
¡Oh, amigos rumanos: Por fin os comprendo!
Ahora yo soy emigrante,
y si bien estoy vivo,
a veces, me muero por dentro.