jueves, 5 de marzo de 2015

HACIA EL FIN



"Estamos viviéndolo justamente los hombres de hoy, sin haberlo comprendido, ni siquiera de lejos, en todo su alcance. En lugar de un mundo tenemos una ciudad, un punto, en donde se compendia la vida de extensos países, que mientras tanto se marchitan. En lugar de un pueblo lleno de formas, creciendo con la tierra misma, tenemos un nuevo nómada, un parásito, el habitante de la gran urbe, hombre puramente atenido a los hechos, hombre sin tradición, que se presenta en masas informes (amorfas) y fluctuantes; hombre sin religión, inteligente (sólo a nivel técnico), improductivo (sólo produce dinero), imbuido de una profunda aversión a la vida agrícola -y su forma superior, la nobleza rural-, hombre que representa un paso gigantesco hacia lo inorgánico, hacia el fin.".

Oswald Spengler