domingo, 29 de marzo de 2015

LIBERTAD ANTIGUA

Imagen de www.allposters.es


«España, desde que es España, es Monarquía: en un principio, como casi todas, electiva; después, como todas, hereditaria. Quince siglos han pasado por España gritando "¡Viva el Rey!" [...] Fue la antigua España un compuesto de diversos reinos, que en la sucesión de los siglos suministran ejemplos para todo. ¿Conocéis la coronilla de Aragón, una de las coronas más gloriosas del mundo? Pues Don Jaime I, legislador indígena, como Alfonso X fue traductor inmortal, dio tan libre constitución a sus pueblos, que si esa constitución resucitara, no se podría vivir; pero entonces se vivió, porque los defectos del orden civil o político los sanaba el espíritu religioso, y junto al palacio de la Diputación se alzaba el convento que daba sus abades a las Cortes del Reino.

Contemplando el conjunto de los de España en la larga sucesión de los siglos, es cierto que el pueblo español anduvo siempre detrás de una cruz y de un rey, y es cierto que este rey anduvo siempre acompañado de los Concilios de Toledo, de las Cortes o Consejos de Castilla y de las franquicias y fueros de Aragón.

En España, más que en ningún país del mundo, se puede decir con verdad que la libertad es antigua y el despotismo moderno».

Antonio Aparisi Guijarro, Obras Completas, Tomo IV, pág. 111.


Extraído de la Agencia FARO