miércoles, 29 de abril de 2015

PROLETARIOS DEL MUNDO, ¡UNÍOS!



"En el siglo XIX los "parias" de la tierra sólo tenían su trabajo y sus hijos. Aquellas primeras generaciones que engrosaron lo que el zorro prusiano llamó "proletariado", básicamente, no tenían otra opción que vender su trabajo para subsistir, pero en ellos aún anidaba la certeza o la intuición de que la verdadera riqueza estaba en la progenie. Con el paso del tiempo, el marxismo los envenenó y el liberalismo les arrancó los jirones de alma que aún les quedaban.

Los revolucionarios de antaño devinieron en involucionarios de hogaño, y en ellos ya no queda rastro de aquella sagrada certeza. Ahora son ellos los que defienden la despenalización de quienes destruyen las vidas de los que aún no han adquirido la categoría legal de ciudadano, ante la mirada bovina y aquiescente de quienes proclamándose liberales tienen amueblada la azotea con material marxista de la peor calidad. Diríase que, en la más pura senda trazada por el marxismo práctico (que no es otra cosa que el marxismo teórico hecho carne), han decidido acabar consigo mismos en un último acto de autodeterminación suprema.

Pues bien ... aquí, ahora, un servidor reclama orgullosa y solemnemente, para si y para todo aquel que lo estime oportuno, el título y la bandera del proletariado que desde el principio fue despreciada por los revolucionarios de pasquín y ateneo. Sólo quienes queremos entregar nuestra vida a la prole tenemos autoridad para asumir un blasón como ese.

Proletarios del mundo ¡uníos!"

Conrad López