domingo, 14 de junio de 2015

MIS LECTURAS: "EL ASESINO DE LA REGAÑÁ", DE JULIO MUÑOZ GIJÓN

Imagen de www.sevillamagazine.es


Gracias a mis grandes amigos Federico Ramos y Javi Salazar me hice con el principio de la novelística policíaca creada por el "Rancio Sevillano"; una novela donde personajes de la vida real entran en la ficción, y ahí, ya no sé si estamos ante un esperpento, un realismo mágico, un surrealismo, o todo eso junto y revuelto con un humor sevillano que aparece continuamente, bombeando, refrescando, sorprendiendo. Empero, la novela para mí ha ido de menos a más, pues si al principio me reía muchísimo, después me iba pareciendo previsible y hasta un poco pesada. Me recordó, asimismo, al estilo de ocho apellidos vascos. Es un continuo trabajo sobre los tópicos, utilizados exageradamente para acrecentar el humor; así como el de confrontar la parte moderna y rancia de la ciudad. Eso sí, la dificultad que le veo es que difícilmente alguien que o bien no sea de Sevilla o bien no conozca la ciudad en sus profundidades, muy difícilmente podrá entender muchas cosas, porque es tan local que hasta a veces uno medio se pierde.

Con todo, no deja de ser un interesante descubrimiento, y más en estos momentos tan desquiciados que nos ha tocado. Que el humor entre en la literatura no deja de ser algo saludable, máxime cuando en la cultura hispana tenemos tantos estilos en los que el humor se amolda a base de bien.

Así las cosas, creo que me voy a enfrascar ahora en una lectura integral de las Sonatas de Valle-Inclán, que ya tengo en mi poder; pero eso sí, hay más novelas de Muñoz Gijón que igual también caen en mis manos. No serán las novelas de mi vida, pero me harán pasar buenos ratos y me inspirarán sobre cosas de mi tierra, que nunca está de más.