miércoles, 8 de julio de 2015

LO ÚLTIMO DEL PACOPAPA (II)

Imagen de peru21.pe


-Como leíamos hace poco en Hispanismo.org , a pesar de la lógica furia que desatan las declaraciones y el estilo del Pacopapa, sin embargo justo es reconocer que él no ha sido el primero en lanzar exabruptos contra la historia de España. Juan Pablo II dijo: "¿Cómo podría olvidar en este V Centenario los enormes sufrimientos infligidos a los pobladores de este Continente durante la época de la conquista y la colonización? Hay que reconocer con toda verdad los abusos cometidos debido a la falta de amor de aquellas personas que no supieron ver en los indígenas hermanos e hijos del mismo Padre Dios." Y Benedicto XVI: "El recuerdo de un pasado glorioso no puede ignorar las sombras que acompañaron la obra de evangelización del continente latinoamericano. No es posible olvidar los sufrimientos y las injusticias hechas por los colonizadores a las poblaciones indígenas, con frecuencia avasalladas en sus derechos humanos y fundamentales." 

Curiosamente al primero se le olvidó el pasado imperialista de Polonia queriendo llegar a Moscú, y al segundo, pues viniendo de una nación tan ejemplar como Alemania, qué podría añadir... Y total, para qué condenar a las claras el liberalismo y el marxismo refrendando la tradición papal, pudiendo esgrimir el facilón discurso antiespañol que tanto aún agitan las grandes potencias...

Sea como fuere, tras cuatro años en el Nuevo Mundo, y analizando fríamente que Roma no se ha destacado nunca por ser grata con la nación que probablemente más la ha servido, y que estos papas modernos parecen querer convertir en dogma de fe una historia adulterada por las modas progres, acabo entendiendo dos cosas:

1) Nunca bebieron los caballos españoles en mejores fuentes que las de Roma.

2) Harta razón tuvo Carlos III al expulsar de los dominios españoles a determinados elementos.

No obstante, ¿qué será lo próximo? ¿Pedir disculpas por Lepanto? ¿O tal vez por la liberación de Viena por parte de Juan Sobieski, tan polaco como Juan Pablo II? O mejor aún: ¡Que España pida perdón por haber llevado frailes a América!

Y digo yo que qué harían los papas en América sin esos "explotadores/abusadores españoles del pasado" a los que, delante de los políticos (los poderosos de turno que se olvida el Pacopapa, como a aquellos masones a los que los jesuitas auparon al poder por pura venganza en su día...), tanto denigran...

Y bueno, esta ingratitud para con las Españas en particular y esta actitud demencial de autodemolición en general; este ridículo que algunos prolongan con que, por lo visto, todo estaba mal hasta que llegó el Concilio Vaticano II... Todo esto de convertir la liturgia en una burda imitación protestante,  no ha traído sino el vacío de iglesias y seminarios mientras se ha renunciado más y más a los principios (¡y a los sacramentos!). "Abrirse al mundo, atraer a la gente", decían tirios y troyanos... Hasta convertir todo en una soez caricatura; para arrogarse la autoridad de darle la vuelta a todo como un calcetín, cambiando hasta la letra y el sentido original del Padre Nuestro cuando se ha escantillado.  En fin, todos estos tragicómicos absurdos terminarán por reventar de tantos salpicones. Y ya sabemos lo que hay. Y reitero que no soy sedevacantista ni ninguna cosa rara de esas, pero tampoco soy ciego ni mudo, y tampoco soy un meapilas que considera que el Papa ha de ser un ídolo de culto pagano-mediático; estupidez relamida que jamás formó parte del catolicismo. Y bueno, como decía el gran Francisco de Quevedo:

"No he de callar por más que con el dedo, 
ya tocando la boca o ya la frente, 
silencio avises o amenaces miedo.

¿No ha de haber un espíritu valiente? 
¿Siempre se ha de sentir lo que se dice? 
¿Nunca se ha de decir lo que se siente?"


¡Qué solos estamos los cuatro gatos católicos españoles que quedamos!

Empero, de momento el circo continúa. Que Dios nos coja confesados.




LO ÚLTIMO DEL PACOPAPA