martes, 7 de julio de 2015

LO ÚLTIMO DEL PACOPAPA

Imagen de www.talcualdigital.com


Reconozco que me sorprendió para mal cuando Bergoglio arribó a la silla de San Pedro. Pero bueno, uno quiere ser positivo en estas cosas y claro, siempre piensa que a lo mejor, si ha sido un mal obispo, bueno, pero podría ser un buen Papa, quién sabe... Pero varios amigos argentinos nos advertían muy en serio de quién era este personaje. Se veía venir... Pero bueno, como a lo mejor estaba rescatando la Doctrina Social de la Iglesia, quién sabe... Pero esos amigos argentinos insistían en que era pura pose; que en sus muchos años de obispo, Bergoglio nada hizo por la Doctrina Social; ni nada hizo ante los muchos problemas que tenían los católicos bonaerenses encima. Todo es gesto calculado, caer bien como sea, superficialidad... Que no es ningún "ideólogo", sino una suerte de Amigo Vallejo porteño; experto en vaciar seminarios. 

 Y bueno, como uno no quiere sulfurarse más de la cuenta, hace como que no escucha o que no ve ciertas cosas, pero ahora, el Pacopapa, en Ecuador, en una circense homilía-mitin delante del corrupto Correa, dice lo siguiente: 




¡¡¡Con razón nos advertían los amigos argentinos!!!

Y ahora no se puede decir que hayan puesto cosas en su boca que no ha dicho... Así las cosas, esto no puede quedar en silencio. Es demasiado. Mucha tela ya. Y se responde muy fácil, porque el movimiento secesionista americano no nació de ninguna "conciencia popular", sino de la oligarquía criollo-mestiza en connivencia con las ansias de venganza de los jesuitas, el interés del imperialismo británico y la ayuda de revolucionarios peninsulares. Como buena parte del pueblo americano no secundó aquel desbarajuste encabezado por oligarcas, se prolongaron en durísimas guerras durante dos décadas, siendo la Gran Bretaña (y hasta hoy) el máximo beneficiario de tal exabrupto. La misma Gran Bretaña que luego estuvo metida en todas las guerras sudamericanas habidas y por haber hasta bien entrado el siglo XX; la misma que sigue invadiendo territorio argentino y de la cual no pía el Pacopapa; para luego hablar de "poderosos de turno" atrancándose en la lectura... 

Para eso sirvieron los gritos de ¿independencia? contra los cuales se dejaron su vida y hacienda miles de hispanoamericanos cuya memoria ha sido manchada públicamente por el Pacopapa. 

-¿Saqueo? Si nos ponemos indigenistas (tanto como la casulla chufla que ha lucido el Pacopapa en Quito), a lo mejor podríamos hablar de cómo vaciaron las minas los romanos en la Península Ibérica; y ya veo lo vacías que están las minas en América... Este hijo de inmigrantes italianos (que no aprende a hablar italiano bien ni a la de tres, por cierto), que apenas se ha bajado del barco, ¿qué habla de "saqueo"? Hijo de una inmigración que se hizo para blanquear el país y desplazar a los indios, por cierto; siendo que los próceres liberales, como Sarmiento, hablaban literalmente de exterminar a las razas indígenas de América. 

Si hablamos de saqueo, podríamos hablar de José de San Martín, aquel masón español que, tras 22 años de soldado, abandonó a su ejército, a su patria y a su rey, y pasando a Inglaterra, fue a Sudamérica a encabezar la traición secesionista, invadiendo un Perú que en muy buena medida no le era afecto y dándole el tesoro del país a los ingleses, luego de ponerse un sueldecillo de 30.000 pesos anuales. 

¡¡¡Poderosos de turno, Pacopapa!!! 

¿Falta de libertades? En América se hacía lo que le salía del alma. Un montón de cronistas españoles y extranjeros reconocen que, lejos de la rigurosidad europea, la moral y la política en América siempre fueron mucho más laxas. La Inquisición actuó muy poco en América (y en España actuó mucho menos de lo que dicen los ignorantes de la cuerda de Pacopapa), e indios y negros nunca abandonaron sus ancestrales prácticas paganas. Asimismo, no pocos clérigos eran dados a las labores de cintura para abajo. El índice de hijos naturales de América es también muy superior con respecto al de la Península. 

Precisamente cuando en el XVIII la monarquía borbónica quiso (con muchos fallos, cierto es), articular una mayor presencia "estatal" (discúlpesenos el término, no muy exacto), fue cuando se provocaron las primeras rebeliones; porque las oligarquías querían que el rey quedase bien lejos.

Asimismo, como dice Joaquín Posada Gutiérrez, general bolivariano, “es preciso que se sepa que la Independencia fue impopular en la generalidad de los habitantes; que los ejércitos españoles se componían en cuatro quintas partes de los hijos del país; que los indios, en general, fueron tenaces defensores del gobierno del Rey, como que presentían que tributarios eran más felices que lo que serían como ciudadanos de la República”. Y cabe añadirse cuál fue el papel de la Iglesia ante la revolución que ahora el Pacopapa exalta: 

C. L. A. M. O. R.: Postura de la Iglesia ante la Revolución ...


Y es que ya que es tan poco ducho en teología, al menos podría serlo algo más en Historia... Pero ya vemos que sabiduría no es algo que le sobre. Pero por lo menos, podría tener dignidad y no escupir de esta manera tan aberrante sobre su propia historia y sobre la historia de una parte sustancial del catolicismo. 

Si nos ponemos "convenidos", a España nunca le convino haber ido a América, valga la redundancia. En 1492, portugueses, castellanos y aragoneses tenían como primer objetivo recuperar el norte de África para la Cristiandad hispana, tal y como había sido en tiempos romanos y visigóticos, cosa que rompió el islam. El Nuevo Mundo fue una casualidad para una España que se reunificaba y que tuvo que improvisar toda una maquinaria política y económica que no tenía; creándose enemigos y envidiosos a todo pasto; y provocando una sangría demográfica por mor de las muchas migraciones a las Indias de gente joven; en unas Indias en las que todavía, en muchísimos pagos, el carácter y la cultura india (aquella que tanto se rebeló contra el proceso independentista), es predominante. 

Con lo desastrosa que es la situación de la Iglesia Católica en Hispanoamérica, con una sarnosa teología de la liberación que, lejos de optar por los pobres, ha servido para favorecer terrorismos y oligarquías paralelas; con tantos grupúsculos sectarios liberales-esotéricos-pederastas; con tantos curas malos, locos y botarates, viene el Pacopapa con sus exabruptos, con sus ansias de caer bien y hacerse el gracioso... Pues nada, como católico de a pie (¡y es un milagro que, con estos pastores, sigamos habiendo católicos!), nada sedevacantista ni cosas raras; y consciente y reconocedor de mis errores y pecados como todo hijo de vecino; empero, ya harto y cansado ante tanta injusticia por parte de una clerecía brutal,  sólo me queda decir que ¡¡¡HONOR Y GLORIA A LOS HÉROES DE 1527!!!






P.D.: El día que el indigenismo, esa ideología de forma y fondo europeos, se revele y rebele de forma sangrienta, je... Mejor no digo nada...